Tegucigalpa. Cuatro días después y en estado de descomposición fue encontrado el cadáver de la niña Emely Sofía Canales Morales (de 4 años).

El hallazgo se registró a las 8:14 am de ayer en la orilla de la quebrada La Calavera, en el barrio Jesús de Buena Esperanza de Siguatepeque.

La pequeña vestía una malla color ocre, blusa blanca con corazones verdes y tenis color rojo, estaba en proceso de descomposición y parcialmente devorada por las aves de rapiña.

Los familiares reportaron que la menor había desaparecido el 1 de julio y desde esa fecha la buscaban y fue hasta la mañana de ayer que al observar que los zopilotes volaban muy bajo se acercaron y encontraron el cuerpo de la pequeña Emely Sofía, que residía en la comunidad de Tres Pasos número 2.

Autoridades del Ministerio Público y Dirección Policial de Investigaciones (DPI) llegaron al lugar donde fue encontrada la menor y reconocieron y levantaron el cadáver para trasladarlo a la morgue de Medicina Forense en la capital, para practicarle la autopsia y determinar las causas de muerte.

Los vecinos de la comunidad donde residía la menor se mostraron consternados y comentaron que el trato que le daban los padres a la menor era grotesco, especialmente por el padrastro, quien fue capturado por la Policía para efectos de investigación.