Tocoa, Colón.

Bajo una fuerte lluvia, familiares y amigos despidieron al joven emprendedor Mauricio Rivas Recarte, quien el pasado domingo fue fue hallado muerto en el patio de una casa situada en la colonia Norteña de Tocoa, Colón.

De acuerdo con sus familiares, él había desaparecido desde el pasado 14 de septiembre después de salir de su apartamento. Su familia interpuso la denuncia dos días después, el viernes 16, y su cadáver se encontró el domingo 18 por tarde.

En la casa donde yacía enterrado se encontró a un hombre y a una mujer, identificados como Félix Fernando Reyes Artiles y Belky Lizeth Ocampo Cedillo.

La familia de la víctima afirma que Belky engañó a Mauricio con mensajes y fotografías seductoras, diciéndole que fuese a su casa para tener relaciones sexuales, pero se trataba de una trampa para matarlo con ayuda de Félix.

“Al parecer, la persona fallecida tenía una relación amorosa con la joven (supuesta novia), y quien ejecutó el crimen fue la pareja formal”, aseguró Gustavo Sánchez, director de la Policía Nacional.

El féretro fue acompañado por centenares de amigos y familiares, a quienes no les importó la lluvia y fueron a encontrarlo al puente de Tocoa, desde donde realizaron una caravana que concluyó pasadas las 9:00 de la noche en el cementerio general de Tocoa.

Ya son siete las personas detenidas por el macabro crimen, aunque extraoficialmente se conoció que uno de los detenidos ya confesó su culpabilidad.