Auto de formal procesamiento para policías por allanar morada en Tegucigalpa

Los agentes son investigados tras sospecha de haber golpeado a un hondureño tras irrumpir en su casa sin autorización.

Fotografía ilustrativa. Cortesía: Policía Nacional de Honduras
Fotografía ilustrativa. Cortesía: Policía Nacional de Honduras

Tegucigalpa, Honduras.

Dos agentes de Policía recibieron este martes auto de formal procesamiento por sospecha del delito de allanamiento de morada en Tegucigalpa.

Puede leer: Asfixiado dentro de vehículo muere niño de cuatro años en Choloma

Los agentes investigados por este delito son Santos Mauricio Baquedano Miralda y Carlos Edgardo Osorio.

Hechos

Baquedano y Osorio habrían, el 22 de diciembre de 2012, ingresado en la noche por la fuerza y sin autorización judicial, a la vivienda del ofendido y denunciante, en el capitalino barrio Morazán.

De una patrulla policial bajaron cuatro agentes. Al mando de Baquedano Miralda, amenazaron con arma de fuego al denunciante, al que culpaban del delito de extorsión contra una fémina.

Además: Hallan 23 fardos de cocaína escondida en 'caletas' en Sonaguera

La mujer habría tenido previamente altercados con el ofendido. Esta habría enviado a los agentes a inspeccionar la casa del hombre.

Tras ingresar a la vivienda, agentes habrían tirado al suelo al hombre e inferido una patada que le provocó lesiones en la dentadura y boca.

Posteriormente, el ofendido gritó por auxilio. El tío de este acudió al llamado y atestiguó la ofensa.

Aquí mismo: Culpable por matar a expareja frente a sus dos hijos en Initbucá

Tras esto, el pariente del ofendido se comunicó vía telefónica con la mujer, a lo que esta respondió que deseaba comunicarse con el agente Baquedano. Este, en altavoz, respondió y varios testigos escucharon que esta le ordenó irse del sitio, a lo que oficiales aceptaron.

La descripción de la escena y los acontecimientos son parte de la investigación que Ministerio Público aborda en contra de los agentes policiales, ahora imputados. También se detalló que los dos oficiales restantes tienen orden de captura pendiente.

La Prensa