Encuentran cadáver de niño de 18 meses en un costal en Tegucigalpa

Se desconoce quién habría lanzado el cuerpo en las cercanías del río Choluteca, en la capital.El cadáver fue trasladado a la morgue, pero no puede ser identificado.

El lugar donde fue encontrado el cuerpecito fue resguardado por elementos policiales.
El lugar donde fue encontrado el cuerpecito fue resguardado por elementos policiales.

Tegucigalpa, Honduras.

Entre desperdicios de construcción y basura, en un lugar colindante con el río Choluteca, en la capital, fue dejado dentro de un saco de mezcal blanco el cuerpo de un bebé de unos 18 meses vestido con un mameluco azul.

El dantesco hallazgo se dio alrededor de las 5:45 am por drogadictos que merodean esa zona de Comayagüela, cercana al río. El infante fue abandonado en el callejón del inicio de la sexta calle, cerca de la primera avenida de Comayagüela.

Además
Por cada 15 adultos muertos expira un menor en acciones violentas en el país, según registros de los últimos años.

La Policía Nacional tuvo conocimiento del suceso y llegaron al lugar que les habían indicado para constatar la veracidad de lo ocurrido. Los agentes inspeccionaron el costal y se encontraron con la sorpresa de que, en efecto, el menor estaba muerto dentro del saco.

Personal de Medicina Forense y de Inspecciones Oculares de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) sacaron el pequeño cuerpo del saco y después de una breve revisión concluyeron que el niño no evidenciaba signos de violencia física.

LEA: Escuela del Vidrio seguirá funcionando en El Progreso

Muerte indeterminada

Denotaba ser un niño sano, estaba vestido con un traje azul, no llevaba puesto pañal y tenía heces fecales desde sus partes íntimas hasta la espalda. Al parecer tenía pocas horas de haber muerto. Sobre la identidad del niño es difícil de establecerla, ya que en el país no hay un banco de ADN que tenga los patrones genéticos de cada hondureño al nacer.

El bebé podría ser identificado en caso de que un familiar apareciera y se sometiera a exámenes de ADN.

En el sitio del descubrimiento nadie dio razón de lo ocurrido, solo existe la presunción de que una mujer inmiscuida en drogas lo haya abandonado en ese lugar.

Nos hemos insensibilizado

La violencia y la criminalidad han llegado a tal grado en el país que ya nadie se inmuta al ver a personas que fueron víctimas de la violencia en espacios públicos e igual en espacios íntimos, como el hogar. Que indiscriminadamente se le quite la vida a una persona, incluyendo a un niño, es lamentable, porque llegamos al grado en la sociedad que ya no tenemos miedo o nos insensibilizamos y hemos materializado la violencia.

Porque llegar al punto de quitarle la vida a un menor de edad, ponerlo en un saco y lanzarlo en un espacio público, ya es de sociedades que viven en la barbarie y que no tienen la conciencia y la sensibilidad para que estos hechos no se repitan.

tc niñoCOlumna 220120(800x600)
Migdonia Ayestas,Observatorio de la Violencia.

La Prensa