Más noticias

Capturan a la Jackie, presunta cabecilla de la pandilla 18

Elena Jackeline Silva Paz se había convertido en uno de los principales objetivos debido a su amplio historial criminal. Estaba bajo las órdenes del Boxer Hiuber y su esposa

Tegucigalpa, Honduras

Elementos de la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP) dio captura este lunes a Elena Jackeline Silva Paz (27 años) conocida en el mundo criminal con el alias de “Jackie”, la cual se presume es cabecilla de la pandilla 18 en el barrio Villa Adela de Comayagüela.

El parte policial emitido a propósito de la captura refiere que la detenida mantenía sus actividades criminales bajo las directrices de Reina Fabiola Salinas Cáceres, otra cabecilla de esta organización criminal que ya se encuentra guardando prisión, a su vez pareja sentimental de Ricky Alexander Zelaya Camacho alias “Boxer” otro cabecilla de la pandilla 18 que guarda prisión en un centro penitenciario de máxima seguridad.

Pandilleros MS13(800x600)
Según las autoridades, la "Jackie" coordinaba actividades de extorsión y tráfico de drogas y estaba bajo las órdenes de Boxer Hiuber y su esposa.

Según las investigaciones “Jackie” es responsable de coordinar, mantener y sostener un programa de extorsión en varios puntos de Comayagüela, exigiendo fuertes sumas de dinero a pulperos, comerciantes, vendedores ambulantes y transportistas de la zona, amenazando con quitarles la vida y quemar sus negocios o unidades de transporte si no se mantenían al día con las exigencias de esta organización delictiva.

Las investigaciones detallan también que era ella quién giraba las órdenes para matar a quien no respondiera a las exigencias o simplemente no simpatizara con su organización criminal.

Entre otros delitos que se le imputan figura la distribución y venta de droga en diversos puntos de Tegucigalpa y Comayagüela.

La “Jackie” se había convertido en uno de los principales objetivos de la FNAMP debido a su amplio historial criminal, con el que generaba y mantenía un ambiente de intimidación, terror y zozobra entre los pobladores y comerciantes de Comayagüela.