03/03/2024
12:28 PM

San Pedro Sula requiere más de L3,000 millones en obras pluviales

Las administraciones municipales no se han preocupado por mejorar el sistema pluvial, debido a que son fuertes inversiones. Expertos proponen una concesión o alianza.

San Pedro Sula

En 2002 se requería una inversión de mil millones de lempiras en obras pluviales para evitar inundaciones en la ciudad, actualmente esa cifra se ha triplicado y una tormenta basta para que las calles sampedranas se aneguen.

San Pedro Sula está lejos de ser una “ciudad inteligente”, ya que una lluvia de 15 minutos es suficiente para inundar varias zonas, en donde vehículos quedan varados y es imposible transitar.

La red pluvial instalada hace más de 37 años demanda inversiones superiores a los L3,500 millones; sin embargo, ni siquiera existe un plan maestro que detalle las obras que se requieren en el sistema pluvial, aseguran expertos.

Martín Mayorquín, expresidente del Colegio de Ingenieros Civiles, declaró a Diario LA PRENSA que de 1992 a 1995 se hicieron fuertes inversiones en el sistema de aguas lluvias, pero desde entonces no ha habido inversiones similares que vayan acorde al crecimiento de la ciudad.

“La acumulación de agua en las calles significa que los tragantes han perdido su capacidad y se necesitan hacer nuevas inversiones”, manifestó el ingeniero.

Mayorquín indicó que debe ser prioritario un plan maestro de drenaje pluvial, que significa revisar el sistema existente para evaluar las posibles inversiones que reduzcan el riesgo de inundaciones.

“Son fuertes inversiones. Un colector grande, su costo puede andar relativo a un kilómetro de pavimento, unos 10 millones de lempiras o más”, estimó.

Para el profesional, el mantenimiento que le da la alcaldía a los más de 250 quiebrapatas y más de cinco mil alcantarillas y pozos de inspección son importantes, pero deben ir acompañados de nuevas obras.

Por años, las administraciones municipales no le han puesto interés a este tipo de obras, debido a que van a nivel de suelo y no están visibles, por lo cual no atraen votantes.

Durante las últimas lluvias que han caído sobre la Capital Industrial, zonas como la avenida Circunvalación por el Monumento a la Madre, la 27 calle y la segunda calle, salida vieja a La Lima, se han anegado y varios carros se han quedado varados.

Rúben Lozano, expresidente de la Fundación para el Desarrollo de San Pedro Sula, manifestó que lo que se había construido en sistemas ya colapsó por el crecimiento que ha habido.

“La ciudad debe ser atendida en este tema, ya que esto causa daño a la infraestructura y a la propiedad privada”, señaló.

Lozano detalló que en 2002 estimaron que se necesitaba una inversión de unos L1,100 millones en obras pluviales.

Para Lozano, una solución podría ser que cada administración incluyera en su plan inversiones en colectores pluviales para hacerle frente al desfase y al crecimiento.

En los últimos años han construido colectores de aguas lluvias en la 27 calle, en Jardines del Valle, en El Playón y la 33 calle.

En la segunda calle, salida vieja a La Lima, el consorcio Siglo 21 junto al puente a desnivel construyó un colector de aguas lluvias para que disminuya las lagunas que se forman en esa zona, sin embargo, aún no está funcionando.

Melina Martínez, directora de proyectos del consorcio, informó que el colector de la 2 calle tiene pendiente la construcción de la descarga a la quebrada El Sauce. “Se construirá tan pronto la autoridad correspondiente nos entregue el área para su construcción. Mientras tanto le hemos dado una solución provisional, la cual trabaja más lento”, aseveró.

En 2014, el sistema pluvial de San Pedro Sula solo tenía capacidad de recibir entre 30 a 35 milímetros de agua, esto significa que durante una lluvia las calles se llenaban en 15 minutos.

Solución

Osmín Bautista, exvicealcalde sampedrano, compartió que las administraciones no están haciendo los proyectos pluviales que se requieren, que son altamente costosos y su repago es lento.

“El sistema pluvial existente no se da abasto ante la intensidades de lluvia en tan corto tiempo”, lamentó.

Bautista calculó que actualmente se requieren más de tres mil millones de lempiras en proyectos de aguas lluvias.

Para el exfuncionario, una solución podría ser un inversionista privado, es decir, una concesión, como la que se hizo con Aguas de San Pedro, o una alianza público-privada, como con Siglo 21.