25/09/2022
06:34 PM

Más noticias

Un muerto y varios quemados por pólvora en Honduras

Uno de los lesionados es un menor de 11 años con daños en los ojos y piernas, tras explotarle un mortero.

San Pedro Sula, Honduras.

Una persona muerta y cinco lesionados por pólvora es el recuento de este viernes en Honduras luego de festejarse la Nochebuena.

La persona que perdió la vida es un hombre de 40 años, procedente de la colonia Torocagua de Comayaguela, quien fue ingresado en la madrugada del 25 de diciembre, al Seguro Social, con fuertes quemaduras en la mano, ya que le estalló un mortero.

En el hospital Mario Catarino Rivas se encuentran cinco personas con fuertes lesiones por el uso de artefactos explosivos.

Dos son menores de edad, quienes se encuentran en las salas de pediatría de este centro asistencial.

Uno de ellos tiene 11 años y es procedente de Peña Blanca, este pequeño resultó con lesiones de grado uno en ambos ojos y amabas piernas por la explosión de un mortero.

Además lea: Abarrotaron la terminal de buses y calles del centro

El otro tiene 14 años y también es residente de Peña Blanca. Según Julia Sánchez, relacionadora del Mario Rivas, presenta una amputación de dedo índice en la mano derecha, tras estallarle un mortero en la mano.

Los otros tres son adultos, uno de 24 años del sector de Villanueva con quemaduras de segundo grado en la mano derecha.

'También tenemos otro paciente de 25 años procedente Santa Bárbara que tiene una amputación del dedo índice', detalló Sánchez.

Y por último se registró a un hombre de 71 años, residente de Santa Bárbara, con daños en la mano izquierda.

'Llamamos a la conciencia en los hondureños para evitar tener más víctimas por el uso y manejo de pólvora', finalizó la relacionadora.

En comparación con la Navidad de 2019, son similares las cifras de lesionados por pólvora en el Mario Rivas.

Un hombre de 40 años, procedente de la colonia Torocagua de Comayaguela, fue ingresado en la madrugada del 25 de diciembre, al Seguro Social, con fuertes quemaduras en la mano, ya que le estalló un mortero.