24/05/2024
07:21 AM

Mercado sampedrano en manos de autoridades de Honduras

Hubo una notificación judicial dirigida al alcalde, en la que le ordenan asignar clave catastral al predio a favor de Narciso Triminio.

San Pedro Sula, Honduras.

El Estado, a través del Congreso Nacional, donó a la Municipalidad de San Pedro Sula un predio para construir un mercado para los vendedores ambulantes, y cuatro años después se lo quita a través del Poder Judicial y lo cede a un particular.

Han sido cuatro años de litigio del predio, ubicado en el bulevar del sur a la par de la terminal de buses, desde que aparecieron nuevos dueños y de una lucha por parte de las organizaciones de vendedores por lograr construir el inmueble y salirse del centro donde cada vez cierran más calles por la gran cantidad de buhoneros.

La Corte de Apelaciones de lo Contencioso Administrativo con jurisdicción nacional y el Juzgado de Letras de lo Contencioso Administrativo ordenó a la Corporación Municipal asignar clave catastral a favor de José Narciso Triminio Valladares al terreno mencionado.

Ver además: Mauricio Oliva ofrece respaldo para readecuar deuda de San Pedro Sula

Lo anterior significa que el terreno, en la práctica, se perdió porque no pueden tener dos claves. Ya tiene una a favor de la Municipalidad, pero el Poder Judicial ordena asignar otra clave a favor de Triminio al mismo terreno.

El Estado de Honduras donó en 2010 a la alcaldía de San Pedro Sula un bien inmueble de 10 manzanas equivalentes a 69,722.33 metros cuadrados, según plano elaborado por Catastro.

El terreno está ubicado en el lugar conocido como La Puerta, el cual está destinado para la construcción del Mercado Central Sampedrano para los vendedores ambulantes. Ese predio se inscribió en el Instituto de la Propiedad.

El alcalde Armando Calidonio Alvarado dio a conocer la notificación a la Corporación Municipal a través de un comunicado.

Ver además: Juzgado ordena a alcaldía de San Pedro Sula entregar terreno de vendedores

Ante la situación, la Corporación Municipal pidió al Poder Judicial para que a través del Consejo de la Judicatura revise la conducta y accionar del Juzgado Contencioso Administrativo de San Pedro Sula y de la Corte de Apelaciones de lo Contencioso Administrativo con sede en Tegucigalpa.

También pidieron al Ministerio Público para que de oficio investigue el caso, igual al Instituto de la Propiedad para que investigue los asientos registrales de los tomos 669 y 6699 y 6695.

La Corporación también llama a los vendedores ambulantes, a quienes está destinado el uso de este bien inmueble, para que estén atentos en caso de usurpación del mismo.

El fallo del Juzgado de Letras de lo Contencioso Administrativo dice que admitió y resolvió a favor el recurso de amparo interpuesto por Narciso Triminio contra la alcaldía por supuesta violación al derecho de la propiedad y al principio del debido proceso.

El Juzgado manda a que el alcalde Armando Calidonio, como representante legal de la Municipalidad, dé estricto cumplimiento a las siguientes medidas: Que Catastro Municipal por medio del funcionario correspondiente proceda a emitir sin dilación alguna a José Narciso Triminio Valladares la constancia actualizada de las claves catastrales cuyas asignaciones fueron ordenadas por la gobernadora política del departamento de Cortés mediante resolución de fecha 5 de noviembre de 2013.

También que el Ministerio Público vigile el estricto cumplimiento de este amparo procediendo conforme a derecho en caso de incumplimiento de lo ordenado en el presente fallo. Además el Juzgado manda a notificar el fallo y remitirlo a la Corte de Apelaciones de lo Contencioso Administrativo con jurisdicción nacional.

De acuerdo con el antecedente, Trimino Valldares procedió contra la Corporación Municipal sampedrana por haberle negado una constancia actualizada de clave catastral del inmueble que supuestamente es de su propiedad y se le vulneró el derecho al uso, goce y disfrute de su propiedad.

De acuerdo con la certificación de la sentencia hecha por la Corte de Apelaciones quedó comprobado y acreditado que el Instituto de la Propiedad le otorgó recurrentes títulos en dominio pleno sobre los inmuebles, cuya clave catastral solicitó Triminio y la Municipalidad se negó a asignarle las claves catastrales sin ninguna justificación.