23/04/2024
07:55 PM

Honduras aún no se recupera del Mitch 25 años después

La ciudad es sede del Foro Mitch +25, en el cual gobiernos e instituciones buscan sinergias para fortalecer las medidas preventivas y la resiliencia a desastres.

SAN PEDRO SULA
" La región debe pasar del enfoque reactivo al preventivo, honduras tiene muchos retos. "

José Delmis Cardona (de 64 años) fue rescatista de Aeronáutica Civil de Honduras en 1998, cuando el huracán Mitch azotó el país; y tras ejecutar más de 150 rescates, anhelaba cambios en la gestión y prevención de desastres.

Sin embargo, en 2020 vio con tristeza cómo las tormentas Eta y Iota avivaron el fantasma del Mitch, y constató la poca preparación de un sistema de alerta temprana, de aproyectos antiinundciones y planes de contingencia ineficaces.

En 2024, la situación poco ha cambiado, y como prueba de ello, tres de cuatro unidades telemétricas del río Chamelecón están en mal estado, las cuencas de los ríos Chamelecón y Ulúa están deforestadas y ambos no han sido dragados, pues se necesitan al menos 4,000 millones de dólares, y el gobierno apenas realiza pequeños proyectos con los fondos disponibles.

Sinergias

El 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre, San Pedro Sula es sede del Foro Mitch +25, un evento en donde 200 organizaciones buscan que los gobiernos centroamericanos identifiquen los desafíos con relación a los desastres y adopten planes preventivos.

Huracán Mitch en cifras

- Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), quedaron destruidos o seriamente afectados un 70% de cultivos en el país. Una pérdida que representó un monto superior a $800 millones. La Secretaría de Salud, el Servicio Autónomo Nacional de Agua y Alcantarillado (Sanaa) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) informaron de averías en 1,743 acueductos que afectaron a más de 3.4 millones de personas.

- 5,657 Muertos. Ese fue el saldo que dejó el huracán Mitch en el país. Además, 8,058 desaparecidos, 12,272 heridos y 1.5 millones de damnificados.

- 60% De la infraestructura vial del país fue dañada. Quedaron inutilizados 424 caminos y 107 carreteras, y destruidos 189 puentes.

Darío García, secretario de Estado en Gestión de Riesgo y Contingencias Nacionales, dijo que el país, aún con todos los cambios a nivel legislativo y la creación de instituciones para la gestión de riesgo, sigue estando en la lista de los tres países más vulnerables en el mundo. Por lo tanto hay un gran trabajo por realizar.

“El gobierno de Xiomara Castro está comprometido con la gestión de riesgo, hay que hacer una modernización de la ley, que tenga acciones anticipatorias y no acciones reaccionarias”.

Al consultarle sobre si se van a dragar los ríos Chamelecón y Ulúa, fortalecer los bordos y reforestar las cuencas, el funcionario respondió: “Se ha hecho una inversión superior a los L500 millones en 2023 (en obras de mitigación), pero los recursos del país son limitados, 4,000 millones de dólares para dragar los principales ríos es una suma muy costosa, por lo que se ocupa ir trabajando poco a poco en los proyectos.

“No es la solución que la población quisiera, pero es la forma en la que podemos desarrollar una zona resiliente”, finalizó.

Claudia Herrera, secretaria ejecutiva del Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres en América Central y República Dominicana (Cepredenac), mencionó que el objetivo del foro es verificar cuánto se ha avanzado en la gobernanza del riesgo, qué fortalezas existen, pero sobre todo, conocer los retos por cumplir.

" El país es uno de los tres más vulnerables en el mundo; estamos trabajando en prevención. "

De acuerdo con Herrera, el enorme reto de Honduras y de toda la región es cómo anticipar acciones concretas para evitar desastres.

Herrera agregó que Centroamérica avanza para pasar de un enfoque reactivo a uno preventivo, pero reconoció también que Honduras enfrenta enormes retos en la recuperación económica y social tras el huracán Mitch y las tormentas Eta y Iota.

Se están fortaleciendo los marcos jurídicos, políticas, planes y herramientas para que los gobiernos, sector privado y organismos trabajen articuladamente, se concluyó.