24/06/2024
12:27 AM

Niños de Chamelecón reciben clases en “champa” bajo el sol

La escuela José Azcona de colonia San José tiene 435 alumnos en 16 secciones en jornada matutina y vespertina y tan solo 7 aulas de clase.

San Pedro Sula, Honduras.

Víctor Manuel Castellanos Paz (5 años) y su prima Eliana Madrid Fernández (5 años) se presentaron con mucha emoción a primer grado en el centro José Simón Azcona, sin embargo recibieron “el pan del saber” bajo una champa.

La matrícula escolar de ese centro educativo básico (CEB), ubicado en la colonia San José de Chamelecón, ha ido creciendo exponencialmente en los últimos años y ahora es de 435 niños, cifra que supera por mucho a otros centros de Chamelecón, que rondan los 250 estudiantes.

La maestra Elizabeth Bojorquez revisa las tareas a los niños de primer grado bajo la “champa”.

En ese sentido el centro, a pesar que cuenta con 7 aulas, no tiene las suficientes para que estos niños de primer grado reciban sus clases en un aula. Los padres construyeron esa champa con unos palos y unos toldos, pero es una estructura sencilla y ayer los niños sintieron las gotas de lluvia sobre su cabeza.

Urgencia

Fanny López, directora del ese centro, detalló a LA PRENSA que tienen 1 sección de kínder, 2 secciones de primer grado, 2 secciones de segundo grado, 2 secciones de tercer grado, 2 secciones de cuarto grado, 1 sección de quinto grado, 2 secciones de sexto grado, 2 secciones se séptimo grado, 1 sección de octavo y una de noveno, para un total de 16 secciones con doble jornada matutina y vespertina.

Buscan la modernización del transporte público en SPS

Joel Jiménez, sub director del centro, agregó que necesitan al menos un aula más con urgencia, así como un nombramiento docente, pues una de sus maestras ganó la plaza para una escuela vecina.

En el predio hay espacio para construir aulas. Los interesados en donar material de construcción como láminas, bloques, cemento y varillas de metal, pueden escribir al 9465-0652.

En 2022, LA PRENSA, el Colegio de Arquitectos de Honduras capítulo noroccidental y sus aliados, reconstruyeron el muro perimetral de este centro, así como su sistema eléctrico.

“Mi objetivo es servir, promover el comercio y la cooperación”

También se donó pintura, útiles y pupitres con la ayuda de Taiwán y la empresa privada. Esa escuela colapsó en 2020 con las tormentas Eta y Iota, y aunque se ha reparado, ahora urge de nuevas aulas por la demanda de estudiantes.