TEMAS DESTACADOS:

San Pedro Sula, Honduras.

Aunque la mayoría de los sampedranos lo desconocen por la falta de socialización, el Plan Maestro de Desarrollo Municipal (PMDM) es considerado el mayor logro de esta administración.

Es una herramienta que si se cumple a cabalidad transformará a San Pedro Sula en una smart city.

Por 25 años, ya han pasado tres, el plan es el instrumento que rige las políticas a corto, mediano y largo plazo para el desarrollo ordenado y sostenible del municipio.

Además, el plan permitirá optimizar recursos a través de la tecnología.

LEA: Nuevo edificio de Vialidad y Transporte estará listo este mes en San Pedro Sula

El consorcio Ibis, Foa y Saybe y Asociados elaboró el instrumento que costó 80 millones de lempiras a los sampedranos.

Hoy, los aspirantes a alcaldes están obligados a saber de qué se trata para que la ciudad siga su rumbo. Diversos sectores reconocen que por lo menos en infraestructura la ciudad salió del rezago de más de 30 años gracias a la inversión municipal, gubernamental y alianzas público-privadas con el consorcio Siglo 21.

El empresario sampedrano Francisco Saybe, uno de los grandes conocedores del Plan, dice que en lo referente a infraestructura no hubo cambios en el documento y todo avanza porque los proyectos que estaban en ejecución no se pararon.

“Las obras que vienen han tardado en arrancar porque la Municipalidad tiene que reasignar presupuestos y priorizar, pero los grandes proyectos van”.

Aclaró que en este momento los fondos están escasos para la Municipalidad porque el covid-19 y los desastres naturales han consumido presupuesto que se tenía para otras cosas.

“El Plan Maestro no ha cambiado, pero se está acomodando porque hay que priorizar, pero el cómo hacerlo y dónde no cambia”.

El empresario William Hall destaca los avances en infraestructura y considera que hay aspectos que deben abordarse aunque no sean prioridad en el Plan Maestro partiendo de la realidad que se vive.

“Se debe priorizar la reubicación de los vendedores ambulantes en mercados zonales y la renovación del centro de la ciudad”, señaló.

También se debe reubicar en ambientes seguros a las personas que viven en los bordos y convertirlos en parques verdes que sirvan como pulmones y áreas de recreación dentro de la ciudad.

A su juicio es necesario construir un sistema de control de inundaciones para evitar que las colonias recién inundadas vuelvan a sufrir los embate de la naturaleza.

La salud es primordial en este momento y no debe descuidarse el tratamiento de aguas residuales en la ciudad, destacó.

Para el Martín Mayorquín, expresidente del Colegio de Ingenieros Civiles, en este momento el presupuesto debe ir coordinado con los temas indicados en el Plan y acoplado con las necesidades de salud, educación, Infraestructura y vivienda derivadas de la situación de la pandemia y las dos tormentas tropicales.