23/02/2024
01:50 AM

En un 26% aumentó el número de niños retornados en 2022

La migración irregular de menores es uno de los principales problemas que enfrenta la región, gran parte de estos viajan solos en busca de refugio.

San Pedro Sula. En un 26% aumentó el número de niños retornados a Honduras procedentes de México y Estados Unidos durante 2022, según cifras proporcionadas por la organización World Vision durante el foro regional de migración, que se realizó ayer en la Capital Industrial.

Las estadísticas demuestran que la cantidad de niños hondureños que migran de forma irregular es cada vez mayor, mientras que los rangos de edades continúan disminuyendo.

Panorama

De acuerdo con el doctor Puerta, unos 4,000 niños están en custodia del Gobierno de EE UU, debido a que “no hay nadie que los reclame en ese país”.

Ante las alarmantes cifras de migración infantil, el analista Renzo Rosal señala que “es necesario construir nuevas esperanzas, replantear el futuro y crear estrategias para que los menores no sigan migrando”.

En 2022, al menos 10,673 niños fueron retornados de ambos países, de los cuales más de 4,000 iban solos.

Para el doctor Ricardo Puerta, sociólogo e investigador especializado en desarrollo, la migración de menores es uno de los retos más grandes que enfrenta la región centroamericana.

El especialista destaca que el fenómeno de migrar en caravanas tomó fuerza en 2018 en Honduras y con ello el flujo de niños migrantes comenzó a incrementar.

Puerta indicó que “las estadísticas más preocupantes son las de los niños que pasan la frontera solos”. El experto señala que “se ha creado un negocio masivo”, en el que los denominados “coyotes” ofrecen descuentos a migrantes del grupo para que cuiden a los niños durante el trayecto, pero al momento de cruzar la frontera los envían solos, con un número de teléfono en la bolsa, en busca de que les den refugio.

Causas

En cuanto a las causas de migración, Puerta comentó que hace unos cuatro años el motivo principal era el desempleo, pero ahora el factor predominante es la reunificación familiar, seguido del desempleo y la inseguridad “que los obliga a huir”.

El analista político, Renzo Rosal, subraya que la experiencia migratoria, en la mayoría de los casos, resulta traumática para los menores. Compartió que en sus investigaciones ha encontrado niños de 10 años que han tenido hasta tres experiencias migratorias, que resultaron ser traumáticas por lo vivido en el camino.

Mientras que Kenny Castillo hace hincapié en que tanto el Gobierno como empresa privada deben pensar qué están haciendo y “qué futuro le espera a Honduras en unos 40 años si se van los niños”. “Nos encanta mencionar que la sociedad europea es bien adulta, pero eso podría pasar en Honduras si los niños y jóvenes continúan migrando”, enfatizó.