18/05/2024
08:08 AM

Atrasos en permisos para urbanizar reducen inversiones en San Pedro Sula

Desarrolladores habitacionales manifestaron su inconformidad por los altos cobros para obtener los permisos.

San Pedro Sula, Honduras.

Los engorrosos trámites y los excesivos pagos para obtener un permiso de construcción ha provocado una baja de más del 30% en la inversión de nuevas urbanizaciones en San Pedro Sula.

En busca de soluciones, un grupo de urbanistas planteó a los representantes de Urbanismo, División Municipal de Ambiente (Dima), Unidad de Concesión y Aguas de San Pedro, una gama de pasos y normas que existen, que lejos de incentivarlos a invertir en más proyectos de vivienda los hacen perder tiempo y dinero, según los mismos urbanizadores.

El empresario Leonardo Villegas manifestó su inconformidad por el sistema municipal para lograr un permiso de construcción, que puede llegar a tardar más de un año.

“Para desarrollar un proyecto de urbanización nuevo en San Pedro Sula estamos hablando de un término mínimo de un año, cuando se tiene suerte”.

Lea además: Sector norte de San Pedro Sula, el que más crece en urbanizaciones

Villegas se refirió a uno de los puntos que más les preocupa a los desarrolladores de proyectos habitacionales, y es el pago triple por los sistemas de agua potable y alcantarillado sanitario.

“Pagamos en Dima, a Aguas de San Pedro y todavía cuando van a colocarle el contador al cliente final, vuelven a cobrarle la incorporación a los sistemas. Es atentatorio contra la economía y es prohibido por la Constitución estar cobrando una misma tasa tres veces”, aseveró.

El pago que realizan los urbanistas por incorporarse a los sistemas varía según la magnitud del proyecto. Por uno pequeño pueden pagar entre 60 a 80 mil lempiras a la concesionaria y la misma cantidad a Dima. El cliente final puede pagar desde seis mil hasta 15 mil lempiras.

Amparados en las cláusulas 39, 42, y 83 del contrato de Concesión, Aguas de San Pedro puede cobrar la instalación y colocación de las nuevas conexiones a las redes de suministro de agua potable y alcantarillado que realicen los urbanizadores, propietarios o comunidades organizadas.

Según la cláusula 83 la tarifa de conexión de alcantarillado sanitario será según el diámetro de la tubería instalada. Por empalme de cuatro pulgadas será de 500 lempiras, por empalme de seis pulgadas será de 1,200 lempiras, por empalmes mayores de seis pulgadas no está determinado en el contrato, este queda a conformidad con lo establecido en el reglamento del servicio.

Los desarrolladores buscan lograr un trato directo con Aguas de San Pedro y evitar atrasos con Dima para la supervisión de los sistemas, porque aseguran que esta entidad les pone diferentes trabas para concretar el proyecto de forma rápida.

Según datos de los urbanistas son pocas urbanizaciones que están surgiendo actualmente en la ciudad, muchas de las que están en trámite iniciaron su proceso hace dos años.

El urbanista Harry Panting dijo que es necesario que algunas de estas medidas se modifiquen, ya que reduciendo los costos de inversión el valor de las viviendas para los clientes finales serán más accesibles.

“No podemos iniciar una obra mientras no tengamos todos los permisos, pero sí tenemos que estar pagando intereses sobre los préstamos”. Panting contó que lo máximo que se ha tardado para arrancar la construcción de un complejo habitacional son cuatro años y aún está en proceso.

Hace una semana le entregaron el permiso tramitando hace un año para otra urbanización. Agregó que están teniendo un sobrecosto del 30% del valor real de una urbanización, lo que ha provocado que se reduzcan las inversiones.

Para Willian Hall, gerente de la constructora William y Molina, el trámite es más ágil en Urbanismo y Dima; sin embargo, en Aguas de San Pedro el proceso es más engorroso y casi desesperante. “De nada sirve que las autoridades promuevan la inversión, si las instituciones que deben facilitar el proceso lo que hacen es causar mucha obstrucción”.

Hall lamenta que cada vez son menos los urbanizadores.

Reacciones

Dina Bulnes, vocera de Aguas de San Pedro, dijo que la empresa está en la disposición de analizar las peticiones de los urbanistas; sin embargo es la Corporación Municipal la que recibirá una nota por escrito con las solicitudes de estos en un plazo de 20 días desde la fecha que se realizó la reunión. Han pasado 10 días.

“La reunión fue para abordar todos los procedimientos y ver de qué forma se agilizan todos los procedimientos que llevan a una urbanización y de qué forma todas las instituciones involucradas, que no son solo Aguas de San Pedro si no la Dirección Municipal y Urbanismo”.

Bulnes detalló que en el caso de Aguas de San Pedro todos los procedimientos están dentro del plan de arbitrios y contrato de concesiones. “Pero esto no evita que los corporativos realicen cambios, con el fin de mejorar el desarrollo de los proyectos”.

Guillermo Milla, regidor y comisionado de Urbanismo, reconoce que los trámites de permiso de construcción al que se someten los urbanistas son lentos.

“La buena noticia es que en la Municipalidad ya estamos haciendo una revisión completa de todo el sistema de permisos de construcción, con el fin de agilizar los trámites, de disminuir los tiempos y que el inversionista pueda ver más luego el fruto de su inversión”, aseguró.