Más noticias

Amigos Para Siempre, un programa que previene las drogas y la violencia

La iniciativa ha incidido de manera positiva en más de 17,000 menores y sus familias de cinco barrios de la ciudad.

San Pedro Sula

Lo que empezó el 27 de noviembre de 1991 como un programa para fomentar los valores en las comunidades más vulnerables de San Pedro Sula, y previsto para una duración de tan solo cinco años, es actualmente una excelente alternativa para muchos menores en riego social.

Amigos Para Siempre (APS) cumplió 30 años de incansable atención a la problemática social de los niños de los barrios Cabañas, Sunseri y Medina y las colonias Tepeaca y Fernández Guzmán.

Todas estas comunidades tienen elementos en común: altos índices de delincuencia e inseguridad, consumo de drogas entre los jóvenes y pocas oportunidades de desarrollo para sus pobladores derivado de la violencia que los golpea.

Son más de 17,000 personas de entre cuatro y 17 años las que han recibido apoyo por parte del centro a lo largo de tres décadas de existencia, tiempo en el cual sus educadoras y autoridades se han dedicado al desarrollo de los menores y sus familias.

Para saber

Amigos Para Siempre atiende a 92 familias, si desea hacer algún aporte o donación comuníquese a los número 9796-8441 o 8867-7717.

Sor Antonieta Pérez, hermana de la Caridad y directora del programa, dijo que a través del programa facilitan a los beneficiados ayuda para mantener sus formación académica con donación de útiles escolares, uniformes, alimentación y además terapia psicológica para afrontar problemas emocionales.“

Esa fue una iniciativa que tuvo la Asociación de Padres Paulinos de Honduras al ver la gran cantidad de centros de explotación sexual que había en el sector. Podemos decir que nuestro esfuerzo ha valido la pena porque las estadísticas hablan y al menos los barrios adonde tenemos cobertura los índices de violencia se han reducido”, refirió Pérez.

La religiosa agregó que desde enero comenzaron con una serie de talleres y capacitaciones dirigidos a las madres de familia de los barrios y colonias donde tienen incidencia, los cuales favorecieron a 83 mujeres.

$!Los pequeños de la zona llegan a desarrollar actividades recreativas y reciben apoyo para estudiar y fortalecer sus valores. Antes de la pandemia el centro recibía gran cantidad de personas durante toda su jornada de atenciones.