Saneamiento, salud y empleo, los desafíos de San Pedro

Líderes gremiales y sociales dicen que se debe optar por la descentralización del gobierno municipal.

La ciudad tuvo un rezago de más de 20 años en el área de infraestructura, pero esto ya dejó de ser prioridad.
La ciudad tuvo un rezago de más de 20 años en el área de infraestructura, pero esto ya dejó de ser prioridad.

San Pedro Sula, Honduras.

Cuando comenzó el año nadie imaginó que una pandemia nos obligaría a encerrarnos, que pararía casi toda la economía y evidenciara aún más el débil sistema sanitario en San Pedro Sula y Honduras.

El año 2020 auguraba buen panorama: un nuevo plan de arbitrios y un Plan Maestro de Desarrollo Municipal que transformaría a San Pedro Sula de ciudad tradicional a inteligente.
Además, por primera vez una Corporación Municipal destinaba una millonaria partida para obras de infraestructura, y la empresa privada vislumbraba un gran año con algunos tropiezos, pero por lo menos con ganancias aseguradas.

Pero la llegada del covid-19 trastornó los planes y las prioridades cambiaron, aunque la ciudad sigue urgiendo de tratamiento de aguas residuales y deberá optar por un programa dinámico de generación de empleo.

ll-spsPORTADD-290620 (1)(800x600)
Recuperar el centro es otro de los retos, pero para ello deben construir los mercados zonales. Diversos sectores celebran que se realicen los trámites en línea, pero piden que den la respuesta rápida para crear confianza e interés en invertir tomando en cuenta la situación que se vive.

En el marco de que hoy se conmemora el día del apóstol San Pedro, patrono de la ciudad, LA PRENSA conversó con líderes de distintos sectores que aseguran que el panorama es complicado y los desafíos y retos para la Capital Industrial son grandes.

Las ciudades y en el caso de San Pedro Sula, considerada el epicentro de la pandemia, son las más afectadas y están obligadas a modificar sus planes pensando en que hay que enfrentar en un futuro una situación similar y los retos pospandemia por el desempleo, la crisis económica y la falta de credibilidad en sus autoridades.

LEA: Aprueban proyecto de remodelación del mercado Guamilito de San Pedro Sula

El empresario sampedrano José Francisco Saybe resume el escenario y las prioridades que a partir de este momento deben considerar las autoridades municipales y gubernamentales.

“Primero, hay que vencer la pandemia, después reactivar la economía y continuar luchando para convertir a San Pedro Sula en una ciudad inteligente”. El reto es colosal, pero demuestra confianza en poder lograrse.

El economista Melvin José Ferraro detalla que es necesario fortalecer la institucionalidad y capacidad de reacción en tiempos de crisis, a través de mecanismos de descentralización con un gobierno local más independiente.

“Impulsar políticas para sostener el crecimiento y desarrollo económico a largo plazo e identificar hacia dónde va la ciudad cuando la realidad es diferente y se debe apuntar a la actualización del Plan Maestro con la Academia”, explica.

8
Mercados rurales
construirá la Municipalidad. Es un proyecto que ya estaba antes de la pandemia, pero se agilizará para fortalecer la economía y generar empleo en el sector informal.
25
Años tiene de vigencia
Plan Maestro de Desarrollo Municipal, ya se cumplieron dos años. Debe ajustarse a las necesidades que surgieron y que serán prioridad después de la pandemia.

A su criterio, uno de los grandes desafíos es enfrentar estratégicamente el aumento en la pobreza y desempleo producto de la pandemia. Recomienda que todos los sectores deben unirse en una misma visión de ciudad.

Desde el punto de vista de un abogado y analista sampedrano, la ciudad y el gobierno local deben descentralizarse. Rodolfo Dumas considera que la centralización de las políticas sanitarias, presupuestos, apoyo alimentario y muchas otras para responder a la emergencia agravaron las condiciones sociales y representaron un obstáculo para el control del virus.

“La descentralización limita ahora posibilidades de reactivación económica al dilatar resoluciones administrativas urgentes para la inversión” asegura.

Dumas dice que es urgente la simplificación administrativa y materializar las gestiones digitales, con resoluciones rápidas, casi inmediatas a las peticiones porque no basta con que se permita presentar una solicitud en línea y que tarden meses en resolverla.

Para el empresario de la construcción William Hall, San Pedro Sula, al igual que el resto de Honduras, enfrenta una crisis de salud sin igual.

“Esto nos costará muchas vidas y sufrimiento para todas las familias que pierdan la salud y a miembros de la familia”.

zc-puente2-280120(800x600)
La actual administración va por la modernidad y a la tecnología.

Hall considera que el gran desafío es la integración en un plan de desarrollo regional. “Ya no podemos seguir como una isla en medio de todos los municipios aledaños. Esta pandemia ha dejado en descubierto la necesidad de integrarnos en materia de salud, educación, infraestructura, empleo y desarrollo”, agrega.

Líderes gremiales como el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles, César García, opina que la reactivación en la industria de la construcción será un proceso lento y hay que esperar que el Gobierno y la empresa privada le apunten a una reactivación segura. “La construcción genera un beneficio enorme a varios sectores y sería de gran ayuda que las autoridades apoyen a esta actividad industrial y no la dejen en segundo plano”.

La generación de empleo y la reactivación de la economía son los grandes retos en los que todos tenemos que trabajar en conjunto, pero de la mano con la salud porque estamos en medio de una pandemia.

Para el exalcalde sampedrano Roberto Larios Silva es fundamental retomar el tema de salubridad y sigue siendo un desafío construir las plantas de tratamiento de aguas residuales.
“En este momento la infraestructura pasa a segundo plano y se tiene que pensar en la generación de empleo y a atraer inversión”, explicó.

“El desarrollo integral de SPS es y será tarea de todos”

SAN PEDRO SULA. El obispo sampedrano Ángel Garachana considera que las autoridades deben estar cercanas y atentas para conocer y sentir las necesidades más urgentes del pueblo.
“Deberán ayudarse de estudios sociológicos actualizados que pueden realizar instituciones competentes y así conocer bien realidad, retos y desafíos”.
Para el obispo, el gran reto es hacerle frente al desempleo masivo, y en consecuencia se debe crear empleo digno y justamente remunerado en alianza con la empresa privada y sectores formal e informal”.
Para Garachana, por medio de las bases de organización popular ciudadana y de los grupos de instituciones sociales y religiosas se deben crear redes populares comunitarias de solidaridad con los más pobres para garantizar que se cubran sus necesidades básicas, especialmente de alimentación y medicina. Detalló que en cuanto a infraestructura hay que prestarle mayor prioridad a las colonias pobres, suburbanas y marginales.
“La pandemia ha puesto de manifiesto lo que ya conocíamos: un sistema de salud gravemente deficitario, y no podemos dejar la realidad de la salud del pueblo al Ministerio de Salud, sino que debe ser asumido como un reto prioritario para el gobierno municipal. La población tiene derecho a una atención sanitaria digna y para todos. Concluyó diciendo que “San Pedro Sula somos todos los que vivimos acá y el desarrollo integral es tarea de todos”.

La Prensa