Más noticias

Nadie frena crimen ambiental en bordo del río Blanco

Cortan árboles y ramas que estorban para instalar covachas y “car wash”. Las personas que están avanzando en la destrucción de la cuenca dicen que tienen necesidad.

Árboles talados, basura, relleno y una gran cantidad de negocios se observan en el bordo. Fotos: Amílcar Izaguirre
Árboles talados, basura, relleno y una gran cantidad de negocios se observan en el bordo. Fotos: Amílcar Izaguirre

San Pedro Sula.

Eran las 12:30 del mediodía del miércoles y con toda impunidad dos hombres, machete en mano, cortaban las ramas de un frondoso árbol de acacias en el bordo del río Blanco para instalar allí un lavado de carros y venta de arena, negocios que ahora proliferan en la zona.
El daño en ese bordo, entre el segundo anillo periférico y el bulevar del norte, cada día es mayor y a nadie parece importarle.

LA PRENSA ha publicado varias veces las opiniones de los sampedranos, sobre todo los que residen en sectores aledaños al bordo, pero las autoridades ambientales no han reaccionado.

Los vecinos han denunciado varias veces la tala de árboles y LA PRENSA constató que no existe ninguna supervisión de parte de las autoridades.

“Vemos cómo las personas cortan los árboles, las ramas y quitan todo lo que les estorba para construir sus covachas e instalar sus negocios”, dijo Juana Maradiaga, residente en la colonia El Roble. Para los pobladores del sector y conductores que transitan por la zona existe un desinterés total de parte de las autoridades, ya que cada día aumentan los negocios y el río se ha convertido en un basurero.

lg-bordo-110919(800x600)
Dos hombres sin ningún temor descombran una acacia.

Basta con un recorrido por la zona para darse cuenta de la realidad y la tragedia ambiental en ese lugar, donde cada persona que llega a poner un negocio corta los árboles que le estorban.
Igual lo hacen los conductores de los camiones y volquetas que llegan a arrojar desperdicios al río. “Para tener acceso y que nada les estorbe cortan los árboles sin que nadie haga nada”, dice Miguel Shi, un poblador de Villas del Campo.

Deben proteger los ríos de la ciudad porque las consecuencias pueden ser terribles

Rubén Lozano, ingeniero civil

Algunos habitantes manifiestan que el problema se está agudizando y pese a las denuncias la situación empeora. “Ya las fuentes de agua en la ciudad se secaron y este tipo de daños preocupan porque con los problemas de clima que tenemos puede ocurrir una tragedia que puede evitarse”, aseguró Marlen Mejía, residente en Los Castaños.

lg-bordo2-110919(800x600)
Lavado de carros en el bordo del río Blanco, donde también llegan volquetas a tirar desperdicios.

Deben reaccionar

El ingeniero civil Osmín Bautista explica que el estrangulamiento al cauce del río Blanco es preocupante.

“Están generando erosiones, socavaciones y la magnitud de daños es difícil de cuantificar”, dijo Bautista.El profesional de la ingeniería detalla que es urgente tomar medidas de mitigación para parar ese impacto negativo.

lg-martin-130919(800x600)
"Pedimos a las autoridades que pongan atención a este problema que se está agudizando": Martín Mayorquín, ingeniero civil

Recordó que hay que ser previsores porque después serán muchos los lamentos. “Recomendamos que con la urgencia del caso se paralice esa mala práctica y se corrija lo actuado, es decir ensanchar el cauce a sus condiciones cercanas al diseño original. De lo contrario, nos lamentaremos a futuro por los daños que ocurrirán”, aseguró.

Para el exalcalde Roberto Larios es preocupante lo que está ocurriendo. “Es increíble que en una zona donde hay escuelas, colonias y por donde pasan a diario los funcionarios municipales no se ponga orden”, aseguró.

“Hay que recuperar la zona porque si bien es cierto hay necesidad de trabajar, pero no es la forma, se debe hacer en orden y cuidando los recursos porque al inicio del año el tramo entre el segundo anillo y el bulevar del norte estaba limpio y hoy está completamente descuidado.