30/11/2022
12:27 AM

Más noticias

San Antonio da pasos para salir del letargo

Con apoyo de oenegés están construyendo una clínica materno infantil, tienen dos ambulancias y han comenzado a reparar vías. Urge que el Estado los apoye.

San Antonio de Cortés
Llamado

En San Antonio solicitan al gobierno reactivar el programa de merienda escolar, ya que hay muchos problemas de desnutrición.

¿Qué hace una camilla de ambulancia apostada en la entrada principal de la alcaldía de San Antonio de Cortés y una ambulancia misma estacionada frente a la comuna?

La respuesta principal resume la situación de un pueblo que por años ha figurado como el más pobre del departamento de Cortés: el municipio carece de un hospital público.Ese día no pasaba ninguna situación de emergencia.

La ambulancia fue una donación reciente y se ha convertido, junto con otra ambulancia más, en el puente entre la vida y la muerte de centenares de personas que no tienen medios para salir del pueblo en busca de atención médica cuando una verdadera urgencia se presenta. San Antonio lucha por salir de décadas de abandono y desinterés municipal que lo han sumido en la pobreza.

Dato

La calidad de vida de la población rural es precaria. Sus ingresos se limitan a 200 lempiras por jornada si hacen trabajos foráneos y a nada si no consiguen un trabajo.

De momento, las nuevas autoridades ya están construyendo un hospital materno infantil para que las embarazadas dejen de dar a luz con parteras o en las pailas de los carros cuando van complicadas rumbo al hospital Mario Catarino Rivas, sorteando primero los desastrosos 11 kilómetros de su carretera principal cuyo pavimento de asfalto apenas duró 14 años y ahora ha desaparecido casi por completo.

Y soportando también el duro y largo trayecto de 69 kilómetros hacia el hospital sampedrano, que sin tráfico se hace en una hora y media.

Un análisis de la Unidad de Datos de LA PRENSA Premium evidencia que de los 12 municipios de Cortés, San Antonio es el que menos ha crecido en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 2014 a 2019, según consta en el más reciente informe presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Junto con San Antonio, ubicado al sur de Cortés, y que ocupa la posición 112 en el ranking de IDH con base a los 298 municipios del país, están al final Omoa en el puesto 79 nacional y en el undécimo departamental; Santa Cruz de Yojoa en el lugar 54 nacional y 10 departamental, y Potrerillos, que ocupa el puesto 41 del país y noveno de Cortés.

Además

- Pidieron apoyo a la Secretaría de Educación para crear más centros básicos y que tengan carreras técnicas. A la SIT piden que les reparen la carretera destruida.

- En Salud hay avances, ya que se construye un hospital materno infantil. También se mejorará la red de agua y se construirá una planta de tratamiento.

- El cacao es el proyecto piloto de San Antonio. Están equipando el centro de fermentado y secado con apoyo de Cepudo y Fundación Fiel e impulsan las mipymes.

La lista la encabezan San Pedro Sula, que ocupa el tercer lugar del país con mejor índice, solo precedido por el Distrito Central que encabeza la lista en el lugar uno y La Esperanza, Intibucá, en el puesto dos de país.Pero eso es el ranking.Sin embargo, al analizar los valores del IDH, todos los municipios evidencian pequeños avances en el lapso de cinco años estudiados.

La tendencia muestra que Potrerillos y Puerto Cortés son los que más aumentaron su índice, seguido de San Pedro Sula, San Antonio, San Francisco y Santa Cruz. Todos ellos en las primeras seis posiciones de las 12. Donde menos hubo mejoría fue en San Manuel, Omoa y Pimienta.

Los esfuerzos

Jesús Eduardo Núñez, alcalde de San Antonio de Cortés, lleva ocho meses al frente del municipio y ha tenido que ingeniárselas para poder concretar algunos proyectos.

El jefe edilicio admite que San Antonio es uno de los municipios más atrasados del país y lamenta que figure por ser pobre.

“Aquí somos productores de ganado, de cacao, de café, maíz y frijoles, pero lamentablemente no los podemos sacar al mercado porque tenemos una carretera destruida. Hace 14 años la construyeron, pero el asfalto que le pusieron no tenía ni una pulgada de grosor, por eso no duró. A los seis meses de haber puesto el pavimento, ya estaba lleno de hoyos”, relató.

Sin embargo, expuso que “ahora quisiera una respuesta de parte del gobierno de Xiomara Castro, que ganó por primera vez en este municipio de tradición nacionalista y logró sacar a los ‘tigres’ que solo usaron el dinero del pueblo para política”.

El funcionario señala que el desarrollo comenzará a notarse cuando se invierta en las vías, en la salud y la educación. “Ahora el pueblo tiene dos ambulancias, una nos la donó Cepudo y la otra la gestionó Jesús Santos con la Fundación Fiel, compuesta por hondureños en Estados Unidos. Cepudo ha construido varias casas. También comenzamos a construir la clínica de maternidad. El pueblo soñaba con ese materno infantil. Para ese proyecto Cepudo y Linda Coello pusieron L2.3 millones, Funazucar L200,000 y la municipalidad L500,000. Se espera que en un mes esté la clínica esté abierta”, detalló el alcalde.

El municipio necesita equipo pesado para dar mantenimiento a la red vial.

Núñez señala que aunque la alcaldía es pobre, ha podido ver que el dinero que capta es poco, pero si maneja bien ajusta.

“El día que tomé posesión me dijeron que la deuda era de L7.5 millones, pero a medida indagamos la cuenta nos subió a L11 millones. Y L11 millones en este pueblo es demasiado”.

Esa suma es la mitad del presupuesto anual que maneja el municipio que asciende a L22 millones y que se complementa con las transferencias municipales que consisten en L1.4 millones, más la captación de impuestos que ha aumentado, gracias a que la gente ha visto mejoría en el pueblo.

El exalcalde y médico Santos Murillo, director del centro de salud Sotero Barahona, expuso que en salud pueden evidenciar avances, ya que al municipio acaban de ser asignados cuatro médicos en servicio social que refuerza el trabajo de salud del municipio. “Lo que más afecta a los pobladores son los problemas respiratorios y los gastrointestinales, las aguas no son tratadas”.

Unos 35,000 pobladores residen en San Antonio de Cortés, de ellos, unas 2,500 familias viven en el casco urbano, el resto en las aldeas.

Impulso al cacao

Luis Alonso López, vicealcalde municipal, cree que la percepción de que San Antonio de Cortés es el más pobre del departamento ha hecho mella en la mentalidad de la gente, ya que les han inculcado eso.

“Para mí San Antonio es uno de los municipios más ricos -afirmó-, lo que pasa es que falta enseñarle a nuestra población a explotar esa riqueza. Yo soy ingeniero agrónomo y trabajé con un programa auspiciado por la Cooperación Suiza y la institución Funder. Aquí desarrollamos un proyecto de cacao”.

“En aquel entonces, en el municipio solo había seis manzanas de cacao y le enseñamos al productor cómo sembrar cacao, darle mantenimiento y procesarlo. Hoy somos 125 productores que antes solo se dedicaban a sembrar maíz y frijoles. Ahora ya generan ingresos permanentes, porque el cacao puede producirse 12 meses del año si hay fuente de riego”, dijo.

Alcalde de San Antonio

Jesús Núñez:

“Un cinco no saldrá de esta municipalidad así no más. Si yo le agarro un cinco al pueblo que me quite todo lo que poquito que tengo,por sinvergüenza”.

San Antonio da pasos para salir del letargo

Él considera que en programas como ese del cacao está la oportunidad para salir de la pobreza, ya que el 90% del municipio es de vocación agroforestal y la mayor parte de su población vive en las más de 44 aldeas que la componen.

“La gente se dedica a sembrar exclusivamente frijol y maíz de subsistencia y si no fuera por esas remesas que se recibe, no sabemos en qué condiciones estuviéramos. San Antonio no produce, pero con las técnicas adecuadas se puede salir. Ya tenemos la primera agrupación de campesinos, que se llama Apagrisac (Asociación de productores agroindustriales de San Antonio de Cortés) para que todo lo que producen se lleve a un granero y buscarle en conjunto el mercado. Muchos alcaldes han venido pensando en maquilas, pero eso aquí no da. Aquí vamos a ver el cambio pensando en pequeños emprendimientos agrícolas y organizando ferias de agricultor y artesano”, expuso.

Los frutos ya se están dando. Juana Hernández es productora de chocolate artesanal y tostadora de café y con orgullo integra un grupo de 28 mujeres empresarias. Ellas ahora tienen la mentalidad de crecer y diversificarse. Van a ferias donde exponen los derivados que procesan del cacao como el pinol de maíz y cacao en polvo, cremas, jabones y cacao fermentado.

San Antonio da pasos para salir del letargo

Construyen un plan

Jesús Santos, sociólogo y colaborador municipal, expuso que trabajan en construir un plan de desarrollo comunitario que integre a todas las fuerzas vivas, como iglesias, jóvenes, hondureños fuera del país, a fin de tener un plan de ruta para salir de la pobreza y generar fuentes de ingresos al municipio.

“Hace poco nos reunimos con el ministro de Educación porque se necesitan más centros básicos y crear carreras técnicas para potenciar los recursos que tenemos.En salud, tenemos un gran problema. Hay un alto consumo de alcohol. Otro problema es el suministro de agua potable. Queremos proteger las microcuencas porque en verano no hay agua y hay racionamientos. Eso acarrea problemas de salud. Luego de Eta y Iota estuvimos dos meses sin agua. Nos urge proteger la cuenca en la colindancia con Santa Bárbara”.

Santos considera que la forma de sacar adelante al municipio va de la mano con alianzas público-privadas. Añade que gracias a organizaciones y hondureños fuera del país han logrado comenzar la transformación del pueblo.

“Ese plan debe generar indicadores que orienten al municipio de forma ordenada y sostenida. Organizaciones como Fundación Fiel que preside Félix Guevara, un hondureño que tiene empresas en Estados Unidos y de ahí aporta a proyectos que se realizan en el municipio”, expone.

En la entrada de la alcaldía de San Antonio hay una camilla de ambulancia. Está ahí porque no hay hospital. También hay dos unidades de emergencia para asistir a los pobladores y llevarlos a San Pedro Sula.