SAN PEDRO SULA

Durante 50 años, según lo calculado por el Gobierno, el Estado de Honduras no podrá intervenir (ejercer soberanía) en los territorios que estén bajo la jurisdicción de las zonas de empleo y desarrollo económico (Zede).

De manera estratégica, para blindar las criticadas zede, el 15 de enero de 2014 se firmó el Acuerdo entre el Gobierno del Estado de Kuwait y el Gobierno de la República de Honduras para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones, el cual evocarán los inversionistas en caso de que en el futuro el Congreso Nacional derogue la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (Zede).

El acuerdo, firmado por Khalifa M. Hamada, viceministro de Finanzas de Kuwait, y Nelson Valencia García, embajador de Honduras en Kuwait, establece en la parte relativa a la “duración y terminación” que “en el caso de las inversiones realizadas bajo el régimen de Zede o las que se encuentren en un área del territorio de la República de Honduras que haya sido designada como una zede, la República de Honduras declara que todas las disposiciones previstas en los artículos 294, 303 y 329 de la Constitución de la República de Honduras, la Ley Orgánica de Zede, y todos los derechos, condiciones, procedimientos y protecciones, ya sean explícitos o implícitos, incluidos en los mismos, respectivamente, se mantendrán como garantía y deben ser garantizados a las inversiones y los inversionistas del Estado de Kuwait por un plazo no menor de cincuenta años”.

Patrick Schumacher es el arquitecto de Zaha Hadid, un estudio de fama mundial que diseñó Próspera.
Diario LA PRENSA contactó a Jorge Colindres, asesor legal de Próspera, para consultarle sobre cómo utilizarán ese acuerdo, pero evitó dar declaraciones. Recomendó consultar la página web que administra, donde hay “recursos de primera mano”.

En spi-inertia.com, él exhibe el marco legal que el Gobierno ha creado para blindar las zede. En ese tinglado jurídico se encuentra el tratado con Kuwait el cual emplearían bajo el principio de “nación más favorecida”.

Este principio, tanto en materia de comercio como en inversiones, concede igual trato (que a Kuwait) y ofrece las mismas garantías a un tercer Estado (Próspera) que no haya suscrito un acuerdo con el país (Honduras) que aloja el capital extranjero. Trey Goff, jefe de personal de Próspera, recién le confirmó al editor del blog Astral Codex Ten que las zede en Honduras están “garantizadas” por el tratado firmado entre Honduras y Kuwait en el cual, el país, “promete no deshacerse de ellas durante 50 años”.

El economista y exembajador Efraín Díaz Arrivillaga le explicó a Diario LA PRENSA que este tratado lo aprobó el Gobierno en un momento que el Ejecutivo logró revestirse de nuevos privilegios más allá de los permitidos.

NeWay Capital ya cuenta con una infraestructura mínima en Próspera. Posee el Beta Building, que consta de dos plantas (izquierda). Esta ciudad-estado comenzó a desarrollarse el año pasado en medio de la pandemia.
“Me parece muy significativa la fecha en la cual aprobaron ese acuerdo, casi al final del Gobierno de Porfirio Lobo, siendo presidente del Congreso Juan Orlando Hernández. Casi al final de ese período legislativo aprobaron una serie de leyes, incluidas reformas a la legislación pública, que le daba poderes discrecionales al Poder Ejecutivo, entre otras, por ejemplo, la Ley de Secreto fue incluida ahí. Fue el punto de inflexión en la legislación hondureña”, dijo.

Desde la óptica de Díaz Arrivillaga, “hay una parte que naturalmente concede derechos especiales a Kuwait en el marco de las zede. Así que en caso de que se tomara la decisión de eliminar las zede, ese tratado debe ser derogado para no entrar en contradicciones y hay que hacer una revisión de las inversiones Kuwait-Honduras”.

“Eso tiene que ser revisado. Esa ley, junto con estas aprobaciones de las zede debe ser un cometido para el próximo Congreso. El próximo Gobierno debe abordarlo. No solamente porque lesionan la soberanía del país, sino porque son violatorias de la propia Constitución de la República. Además, ese tratado con un período de 25 años debe ser revisado para los fines de estos propósitos. No pienso que el desarrollo de una nación se logre de la manera que quieren enfocar esto, desde las zede, donde el país transige su soberanía y su territorio. Los países que han tenido éxito en su desarrollo no lo han hecho por esa vía”, aclaró.

Para el exdiplomático, alrededor de las zede “hay una aceptación implícita de que el país no puede ofrecer a los inversionistas un clima favorable para la inversión que no sea en un estatus prácticamente de aislamiento”,

“Eso me parece totalmente indebido. La responsabilidad de todo Gobierno, Estado, es garantizar el cumplimiento de la Constitución y las leyes y crear la seguridad suficiente para que puedan instalarse inversionistas nacionales y extranjeros en condiciones equiparables”, dijo.

Kerry Bennett, miembro de la Mesa para la Defensa del Territorio de Islas de la Bahía, considera que el tratado con Kuwait “no puede estar por sobre tratados más antiguos, como el Tratado Lennox Wyke-Cruz”, por medio del cual Reino Unido le devolvió Islas de la Bahía y La Mosquitia a Honduras en 1859.

“El Congreso debe eliminar la Ley de las Zede porque viola la Constitución y la soberanía. También debe eliminar ese tratado que no les servirá de nada en una instancia internacional; ya hay un tratado antiguo que protege a Islas de la Bahía. También tenemos el Convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales”, dijo Bennett, hijo de Alden McClay Bennett, un guardia presidencial del expresidente Tiburcio Carías Andino.

Para los hondureños será casi imposible conocer el origen del dinero y los inversionistas que NeWay Capital está canalizando para comprar terrenos y crear la infraestructura en Roatán y desarrollar Próspera.

NeWay Capital es una empresa registrada en un paraíso fiscal, en Delaware, Estados Unidos, el cual le concede el privilegio de mantener en el anonimato a los aportantes de capital.

4
zede en Honduras Próspera, Orquídea, Ciudad Morazán y Mariposa son las zede que están en marcha.
Pero Goff le dijo al editor del blog Astral Codex Ten que Próspera “está recibiendo algunos fondos de Pronomos Capital, que es exactamente el tipo de gente que esperarías ver fundando su propia ciudad. Pronomos es un grupo de libertarios de Silicon Valley interesados en la gobernanza competitiva; su sitio predice”.

Pronomos Capital es un fondo de inversión registrado también en un paraíso fiscal, San Vicente y las Granadinas, y pertenece a Patri Friedman, otro libertario. Esa empresa ha destacado en Twitter que “Honduras es el líder mundial entre las naciones” y es “el único (país) que tiene un programa consagrado constitucionalmente”.

Si el próximo Gobierno no deroga el marco legal que blinda las zede, Próspera será la primera ciudad-estado que harán realidad los libertarios como Friedman y, a la vez, un negocio redondo para su gobierno corporativo.

Según Goff, en la entrevista con Astral Codex Ten, Próspera le transferirá a Honduras solo el 12% de los impuestos “como incentivo para permitir zede en absoluto”, el 44% al proveedor de servicios generales (encargado del saneamiento y energía) y el 44% al gobierno corporativo.

Próspera, además de ofrecer en alquiler viviendas, venderá casas a los extranjeros por precios que oscilan entre $150,000 hasta $950,000.

Para “hondureños de muy bajos ingresos que puedan mudarse a Próspera junto con los expatriados adinerados”, Goff dijo que habrá “Beta Residencies (por ahora) que se puede construir por menos de $40,000 y en menos de 60 días”.

$