08/08/2022
05:26 PM

Más noticias

Mipymes, entre los que más sufren por los cortes de energía en Honduras

Horas sin trabajar, pérdida de producción y ventas, entre las consecuencias. En lo que se refiere a fallos, la mayoría ocurre en la mañana y duran un poco más de dos horas.

San Pedro Sula, Honduras.

Lo que comienza como un día normal para muchos hondureños puede convertirse en una pesada carga para miles de emprendedores.

Stephany Saravia sabe que este día tendrá que iniciar sus labores en su pequeña panadería mucho más temprano de lo habitual. Pablo Cuéllar sabe que este día su negocio de helados podría perder dinero.

MILES DE AFECTADOS

Según estimaciones del sector, hasta medio millón de mipymes se ven afectados por los cortes.

Como ellos, muchas micro y pequeñas empresas tienen que enfrentarse, con más frecuencia de la que les gustaría, a un problema constante: los cortes de energía.

“Es muy importante contar con un suministro constante y confiable de energía eléctrica, porque un día que no tenemos, no solo perdemos suministros que necesitan refrigeración, también perdemos ventas porque si llega un cliente que necesita pagar con tarjeta, no podemos usar el POS cuando no tenemos energía”, refiere Stephany, a quien también le preocupa perder clientela por causa de este problema. “Los clientes se van a otro lugar si no podemos atenderlos cuando se va la luz”, lamenta.

Stephany calcula que debido a los cortes de energía, pierde entre el 10 y el 15% de sus ventas mensuales.

Más emblemático aún es el caso de Pablo, cuyo giro de negocio es la elaboración y venta de helados, un producto que, evidentemente, requiere de refrigeración y puede tener graves consecuencias cuando no hay energía.

“Tenemos muchos inconvenientes con nuestros clientes, que se quejan de que (con los cortes de energía), el producto se le derrite y nos supone un gran costo tener que reponérselo ”, dice.

Pablo relata que en una semana típica, sufren hasta tres cortes de energía, de unas ocho horas cada uno, situación que los obliga a suspender su producción o bien evita que vendan la que ya tienen, pues el simple hecho de abrir uno de los congeladores puede echar a perder el producto.

“El producto se puede mantener en los congeladores de cuatro a seis horas, pero ha habido ocasiones en las que se nos derrite y eso implica que la consistencia del producto ya no es la misma”, explica Pablo.

Medidas de contingencia

Esperanza Escobar, presidente de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria de Honduras (Anmpih), comenta que las pequeñas empresas han tenido que buscar formas de hacerle frente a la situación.

PÉRDIDAS TÉCNICAS

La Enee asegura que las pérdidas técnicas solo representan el 3% de los fallos de la red de transmisión.

“Acomodamos nuestros trabajadores a manera de que puedan darnos lo que no pueden durante el apagón. Hay actividades que aprovechamos a hacer cuando no tenemos electricidad”, indica.

Estos cambios a menudo implican hacer modificaciones y ajustes en los horarios y en las jornadas de trabajo. De acuerdo con Escobar, algunos talleres que trabajan exclusivamente con energía eléctrica permiten a sus trabajadores quedarse en casa durante las horas que dura el apagón, convocándolos para integrarse a labores en cuanto vuelve la energía, lo que muchas veces significa terminar la jornada hasta avanzadas horas de la noche.

“No dejamos de trabajar, quizá disminuye el trabajo, pero no dejamos de hacerlo”.

Eso es precisamente lo que hace Stephany en su pequeña panadería. “Para mantener el negocio en esta situación hemos tenido que hacer algunos cambios, como por ejemplo, sacar nuestra producción muy temprano en el día”, cuenta, a fin de aprovechar las horas previas a los cortes.

Sin embargo, estas medidas solo pueden funcionar cuando se trata de apagones programados. “El (verdadero) problema es que corten sin previo aviso, porque si no nos hemos programado, se pierde el día de trabajo y el pago de toda la gente que se queda sin hacer nada”, dice Escobar.

Las consecuencias de un día sin trabajar pueden ser graves para un pequeño negocio. “No podemos caer en una situación de no producir, porque si no producimos, no comemos, no le pagamos a nuestros empleados, no podemos honrar nuestros compromisos”, dice la dirigente de Anmpih.

Apagones programados

Por si alguna vez se lo han preguntado, la Enee sigue un criterio a la hora de programar los cortes de energía. El ingeniero Lucas Ramos, gerente de Transmisión de la Enee, en entrevista con LA PRENSA Premium explicó que la programación de las interrupciones de servicio obedecen a tres parámetros: la capacidad de generación disponible, la capacidad de transporte de las líneas de transmisión en ese momento y la capacidad de la red de distribución en ese momento.

“Si tenemos sobrecarga o sobredemanda de energía en una zona, entonces los circuitos que se van a seleccionar para desconexión para evitar que los equipos se dañen, son los de esa zona en particular y se hace de manera rotativa”, indica Ramos.

La Unidad de Datos de LA PRENSA Premium detectó que en los primeros siete meses de 2022 (del 1 de enero al 20 julio) se han registrado casi 6,000 fallos en el sistema eléctrico.

La mayoría ocurre en la mañana, a eso de las 8:00 am, y generalmente la interrupción dura en promedio dos horas con 16 minutos.

El funcionario asegura que la estatal eléctrica trabaja en la actualidad en una serie de proyecto para fortalecer las capacidades de la red eléctrica hondureña en el largo plazo y a través de millonarias inversiones en infraestructura, cuyos primeros resultados comenzarán a verse en el bienio 2023-2024, los cuales, por supuesto, también beneficiarán a las mipymes.

Entre tanto, toca seguir enfrentando la situación. Pablo, el propietario de la heladería, estudia sus opciones. Entre estas ha considerado montar un cuarto frío, la generación de energía a través de paneles solares o adquirir al menos una planta eléctrica. Cualquiera de las opciones, implica un fuerte gasto e inversión.