13/08/2022
12:01 AM

Más noticias

Ley para el Fomento y Desarrollo demandan las mipymes

El decreto 135-2008 ordenaba que el Estado debía realizar el 30% de sus compras a los pequeños empresarios para impulsarlos.

SAN PEDRO SULA

La modificación y cumplimiento de la Ley para el Fomento y Desarrollo de la Competitividad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Mipyme) aprobada en 2008 es una de las principales peticiones del sector al gobierno entrante.

La pequeña empresa no logra recuperar los empleos perdidos a causa de la crisis económica derivada de la pandemia, sus bajas ventas y la falta de acceso al financiamiento, que son obstáculos que no le permiten crecer.

Además

Los nuevos emprendimientos que están surgiendo
son liderados por jóvenes con educación superior que buscan tener su propia empresa, la mayoría en tecnología.

En 2019, el Gobierno del presidente Hernández concentró los programas para mipymes mediante Senprende.

Con Crédito Solidario, que nació en 2015, generaron 160,305 nuevos empleos, tras el otorgamiento de 191,432 créditos solidarios.

El decreto 135-2008 creado durante la administración de Manuel Zelaya Rosales y que tiene como objetivo fortalecer institucionalmente la organización pública y privada de apoyo a la mipyme, describe la promoción de sus productos, financiamiento, acceso a créditos, apoyo para exportar, programa de capacitaciones y compras del Estado al sector de la micro, pequeña y mediana empresa.

La ley destaca que todos los años, hasta un 30% de las compras del Estado serían contratadas a las mipymes, un fideicomiso en el Banco Hondureño de la Producción y Vivienda (Banhprovi) que anualmente (por 10 años) no sería menor a 50 millones de lempiras para el desarrollo y ejecución de los programas instituidos por esa ley y la creación de líneas especiales para la financiación de la mipyme destinadas para capital de trabajo, fondos de garantía y capital de riesgo.

Aunque la ley señala muchos beneficios para los pequeños empresarios, estos aseguran que nunca se ha cumplido y solicitan al nuevo gobierno que el decreto sea modificado de acuerdo con las necesidades actuales y que se ejecute a cabalidad.

Los micros, pequeños empresarios y nuevos emprendedores luchan contra las bajas ventas, la falta de financiamiento y espacios para ofrecer sus productos, entre otros retos.

Gabriel Molina, gerente de la Empresa Sostenible del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), informó que en Honduras el 95% de las empresas son mipymes y el 90% de estas son de carácter familiar y generan alrededor de 1,350,000 empleos.

Esperanza Escobar, presidenta de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria de Honduras (Anmpih), dijo que aunque son un sector de mucha resiliencia, la pandemia causó graves efectos en la economía de la que no logran recuperarse.

Pese a que no hay datos oficiales, Escobar estima que en el país hay más de medio millón de mipymes entre formales e informales.

A raíz de la pandemia, calcula que en la micro y pequeña empresa perdieron alrededor de un 25% de los empleos.Escobar reconoció que con los despidos y suspensiones masivas en las empresas, la informalidad creció de manera exponencial.

Los mipymes piden apoyo al nuevo gobierno para poder crecer y generar empleo.

Hasta mayo de 2021, el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), estimaba que unas 300 mil personas se habían convertido en nuevos informales a nivel nacional.

En la pandemia también creció el número de negocios formales liderados por mujeres que llegó alcanzar un 56%.

Anteriormente era de un 45%. Muchas son empresas de alimentos, servicios, maquillaje, limpieza y medicinas naturales.Ventas en línea. Escobar detalló que los sectores de comercio y servicios son la mayoría de negocios que promueven sus productos por internet.

Muchos empresarios se vieron obligados a dejar sus locales por no poder pagar la renta y comenzaron a promoverse en redes sociales y páginas web. Algunos han regresado a sus espacios comerciales físicos, pero la mayoría continúa con tiendas virtuales.

Piden que haya mayor número de ferias y exposición comercial para darse a conocer.

Como pequeños empresarios, Escobar dijo que requieren acceso a financiamiento para comprar materias primas y oportunidad en el mercado de manera diferenciada; es decir, que no traten a la micro y pequeña empresa como a la gran empresa, que cuenta con mayores oportunidades, sostiene Escobar.

“Estamos muy esperanzados en que en este nuevo gobierno se faciliten más las cosas para el sector mype (micro y pequeña empresa). Nosotros hemos estado solicitando ser escuchados por la comisión de transición para dar a conocer los problemas que tenemos como sector”, expresó Escobar.

Efraín Rodríguez es dueño de una cafetería y un taller de accesorios para vehículos, compartió que debido a la pandemia tuvo que reducir su planilla de siete a dos empleados en la cafetería.“Bajó un 70% las ventas, estamos en proceso de recuperación.

Ley para el Fomento y Desarrollo demandan las mipymes

En la parte automotriz, la actividad se mantuvo y así algunos rubros fueron más afectados que otros”.Rodríguez indicó que los altos costos de la tarifa eléctrica y los constantes cortes de energía han afectado grandemente al sector.

Enfatizó que necesitan créditos y financiamiento diferenciado, porque no cuentan con garantías ni la misma capacidad que la mediana y gran empresa.

La Ley de Apoyo a la Mipyme aprobada por el gobierno actual y que venció en noviembre de 2021 es una de las iniciativas que benefició mucho a los emprendedores y pequeños empresarios, ya que exoneraba del pago de impuestos y tasas municipales y el impuesto sobre la renta por cinco años.

“Esa ley debe quedar permanente, porque ha sido muy positiva. Realmente se tiene que reforzar los programas e iniciativas positivas que hizo este gobierno en apoyo a la mipyme”, dijo.

Victorino Carranza, presidente del Gremio de la Micro y Pequeña Empresa (Gremype), manifestó que no pueden invertir en sus negocios porque no tienen acceso a financiamiento, de esta forma no pueden mejorar sus ventas y recuperar los empleos perdidos.

“Necesitamos que se cumpla la Ley para el Fomento y Desarrollo de la Competitividad para que podamos salir adelante como pequeños empresarios”, sostuvo Rodríguez.

Ley para el Fomento y Desarrollo demandan las mipymes