13/04/2024
06:34 AM

'México me dio una oportunidad e instalé mi negocio”: Martha López

Martha lópez logró obtener la residencia permanente en México.

TAPACHULA, CHIAPAS.

Martha Elizabeth López dejó su natal Sonaguera, Colón, e hizo de Tapachula su hogar.
Salió de Honduras por invitación de amigos y se quedó en México, país donde ahora ha instalado su negocio llamado Cocina Típica Hondureña, que se ubica en el barrio 16 de Septiembre de Tapachula.

Soy una migrante más en este país y me gustó Tapachula para hacer mi vida.La gente que me ayudó cuando vine me decía que le gustaba cómo cocinaba y eso me motivó para empezar a vender comida. Primero fue por encargo, pero con el tiempo, me aconsejaron poner mi local y aquí estoy. Tenemos mucha clientela por la inmigración que hay ahora en México. Cada día vemos que se incrementa el número de hondureños llegando y buscan siempre saborear la comida nuestra. A veces incluso ayudamos a muchos compatriotas que vienen sin dinero y no tienen qué comer y aquí siempre hay un plato para ellos”, explicó Martha mientras preparaba unas baleadas, que es el platillo que más le buscan en su cafetería.

Proyecto. Decidió emprender cuando los hondureños le pedían que vendiera comida hondureña en Tapachula e instaló su cafetería.
Honduras. Asegura que la lleva siempre en su corazón y procura dos veces al año visitar su país y la familia. No olvida sus raíces, ni su natal Sonaguera.
Uno cuando sale de su tierra tiene que estar dispuesto a trabajar duro.México es un país solidario, pero hay que trabajar, buscar la forma para sobrevivir y aquí hay oportunidades, por eso les digo a todos los hondureños que hay que ser creativos y muy trabajadores”, dijo.

Pese a que Martha ya lleva un buen tiempo radicando en Tapachula, no olvida su terruño y cuenta que viaja dos veces al año. Ella logró obtener papeles y ya es una residente permanente en el país azteca. “Gracias a Dios aplicamos para legalizarnos en este país y me otorgaron la residencia permanente. Eso facilita más las cosas para viajar a mi país, allá todavía tengo familia que visitar y uno no olvida sus raíces, su tierra. Mi meta en México es seguir luchando, demostrando que los hondureños somos gente de paz y muy trabajadora. Por eso les digo a todos los hondureños que aquí hay oportunidades, pero hay que venir a trabajar duro”.

Martha López atiende a diario en su local a los hondureños que buscan degustar las tradicionales baleadas. Fotos: Andro Rodríguez.