21/05/2024
07:54 AM

Demandan a California por restringir actividad de iglesias por el COVID-19

  • 14 abril 2020 /

Los líderes de cuatro iglesias de los condados de Riverside y San Bernardino, al sur del estado, presentaron una querella legal.

Los Ángeles, Estados Unidos.

Un grupo de líderes religiosos del sur de California demandaron al gobernador de este estado, Gavin Newsom, y otros funcionarios porque las medidas para contener los contagios de coronavirus en la región supuestamente criminaliza el libre ejercicio de la religión.

La querella legal presentada la tarde de este lunes por los líderes de cuatro iglesias de los condados de Riverside y San Bernardino, al sur del estado, exige “la libertad religiosa más allá del domingo de Pascua”, asegura un comunicado de The Center for American Liberty, organización que representa a los demandantes.

Los pastores James Dean Moffatt, Patrick Scales, Brenda Wood y la feligresa Wendy Gish desean que sus iglesias mantengan las puertas abiertas, sin que se aplique la medida de permanecer en casa y distanciamiento social impuestas desde hace casi un mes en el Estado Dorado.

Lea: Pandemia obliga a comercios mexicanos a blindarse frente aumento de asaltos

Moffatt, pastor principal de la iglesia Church Unlimited en Indio, ya se vio afectado por las prohibiciones, tras recibir una multa de 1,000 dólares por violar la orden y celebrar un servicio el Domingo de Ramos.

'El estado y las localidades han otorgado excepciones radicales a las órdenes de cierre de negocios y profesiones favorecidas, al tiempo que apuntan específicamente a personas de fe”, advirtió en el comunicado, Harmeet K. Dhillon, director del Centro.

Dhilon advierte que para las instituciones religiosas no es suficientemente 'que se les permita ofrecer servicios por transmisión de video'.

“El estado no puede dictar el método de adoración a los fieles”, insiste.

La demanda advierte que el pastor Moffatt 'cree que las Escrituras le ordenan como pastor que ponga las manos sobre las personas y ore por ellas, esto incluye a los enfermos”.

La demanda, presentada en la corte federal para el Distrito Central de California, en Los Ángeles, también nombra al fiscal general, Xavier Becerra, y funcionarios como los directores de los departamentos de salud de los condados de Riverside y San Bernardino.

Dhillon aseguró que la acción legal se dio después que su centro hubiese advertido con llevar sus quejas frente a la corte, por lo que los funcionarios hicieron acomodaciones consideradas como “limitadas para los cristianos practicantes solo durante el fin de semana de Pascua”.

Además: La ciudad de Nueva York fabricará 50,000 tests de coronavirus a la semana

'Aunque ceder a las críticas y respetar el derecho de los cristianos a la libertad religiosa el domingo de Pascua fue sin lugar a dudas la decisión correcta de los supervisores del condado, el gobierno no puede autorizar selectivamente la libertad religiosa a los cristianos solo el domingo de Pascua”, subraya.

La demanda advierte que no todas las personas de fe tienen acceso en California a una conexión de banda ancha, una computadora y las habilidades técnicas para transmitir un servicio.

Además no todas las organizaciones religiosas tienen la capacidad de producir servicios de alta tecnología ni se les debe exigir que lo hagan.

“Si un californiano puede ir a Costco o a la tienda local de marihuana o licorería y comprar productos de una manera responsable y socialmente distanciada, entonces debe poder practicar su fe con las mismas precauciones”, concluyó Dhillon.