24/05/2024
11:11 AM

Velorios quedan prohibidos en Honduras durante la cuarentena

  • 03 abril 2020 /

Solo 15 familiares acompañarán a fallecidos por COVID-19 durante entierro, anunció Sinager.

Tegucigalpa, Honduras.

El Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) dio a conocer, este día, a través de un comunicado que están prohibidos los velatorios que ocurran durante la emergencia del coronavirus en Honduras.

Esto con la finalidad de evitar la conglomeración de personas y así frenar la propagación de la pandemia. Por otra parte, los cadáveres confirmados por COVID-19 serán llevados inmediatamente desde el lugar donde ocurrió la muerte, a su lugar de entierro.

Durante el entierro, custodiado por personal del Estado, se permitirá que los familiares en primer grado del fallecido lo acompañen, en un número no mayor 15 personas, manteniendo la protección correspondiente y la distancia del ataúd de 2 metros.

Además lea: ¿Cómo hacer mascarillas de plástico para evitar el COVID-19?

En Honduras ya han muerto 15 personas y hay 222 contagiados por coronavirus. La víctima mortal número 15 es un hombre de 62 años de Francisco Morazán, confirmó Francis Contreras, portavoz del Sinager.

Comunicado de Prensa

El Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager) en el marco de la emergencia nacional por la pandemia de COVID-19 decretada mediante PCM 021-2020 en lo referente al manejo de cadáveres comunica lo siguiente:

1. Se prohíbe los velatorios por cualquier tipo de muertes que sucedan durante la pandemia por COVID-19, para evitar la conglomeración de personas en un mismo lugar.

2. No se realizarán autopsias intrahospitalarias a personas fallecidas con sospechas o confirmadas por COVID-19.

3. Las muertes ocurridas en la comunidad tampoco se le realizarán autopsias, a excepción de las que tengan indicios o signos de muerte violenta, que serán manejadas por parte de Medicina Forense.

4. Los cadáveres serán llevados inmediatamente desde el lugar donde ocurrió la muerte, a su lugar de entierro; custodiados por los cuerpos de seguridad del Estado y se permitirá que los familiares en primer grado lo acompañen a su entierro en un número no mayor 15 personas, manteniendo la protección correspondiente y la distancia del ataúd de 2 metros.

5. No se permitirán los traslados de cadáveres interdepandamentales para evitar la posibilidad de un mayor contagio, evitar disturbios en las carreteras y las posibilidades de incidentes.

6. Se establecerá un equipo dentro del centro de operaciones de emergencias nacional para que coordine el manejo de los cadáveres con las siguientes instituciones: FFAA, Policía Nacional, Cuerpos de Bomberos, Medicina Forense, Cruz Roja, funerarias locales.

7. Los gobiernos locales deberán localizar terrenos aptos para fosas comunes en caso de entierros masivos al rebasar la capacidad local para el manejo de cadáveres.