28/06/2022
08:07 AM

Más noticias

Destinan L900 millones para puentes y L700 millones para 2 tramos

Luego que LA PRENSA Premium evidenciara el deplorable estado de la carretera a occidente, el Gobierno anuncia millonaria inversión para el corredor Naco-La Entrada y vía a La Esperanza.

San Pedro Sula. Maudiel Robles conoce cada bache de las carreteras del país. Para él, un pequeño descuido pone a cualquier conductor entre la vida y la muerte en las vías hondureñas.

Su experiencia de 15 años como conductor de camiones y ahora como empresario del rubro, lo ha hecho “mapear” cada tramo carretero problemático para evitar poner en riesgo a su personal, los productos que transporta y su patrimonio.

“Hay una cuesta horrible que se llama Mapulaca, que es allá por donde vivía el indio Lempira; eso es de miedo. Son carreteras peligrosas de día, de noche, en verano, en invierno y hasta en Viernes Santo”, relata.

“Las carreteras de la muerte están en occidente. El Bibistorio, después de La Entrada, la Cuesta del Duende que está después de Santa Rosa y el tramo más peligroso: de La Entrada, Copán, a Ocotepeque. Son partes peligrosos porque están en mal estado”, afirma el experimentado transportista.

LA PRENSA Premium evidenció los días 12 y 13 de mayo pasados el deplorable estado de la red vial del occidente hondureño, incluso, en tramos recientemente construidos como el de La Entrada-Copán Ruinas.

Tome nota

En San Antonio de Majada y las comunidades aledañas se produce papaya, plátano, además se extrae material del río. El puente en pie tiembla cuando pasa un vehículo.

Cuando el puente cedió, las personas improvisaron lanchas y usaron refrigeradoras viejas y colchones inflables para poder cruzar.

A raíz de la caída del puente varias personas cayeron de la estructura perdiendo la vida. Un padre y su pequeño que iban en moto fallecieron.

En respuesta a esa situación que afecta a miles de conductores del país, el ministro de la nueva Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT), Mauricio Ramos, confirmó en exclusiva a LA PRENSA Premium que la otra semana arranca un plan agresivo para recuperar la red vial de Honduras, particularmente dos tramos del corredor occidental que están repletos de baches y donde el pavimento casi ha desaparecido, así como varios puentes.

Puntualmente, el funcionario aseguró que “vamos a priorizar en este momento dos tramos: uno es el de Siguatepeque a La Esperanza y el otro de Naco a La Entrada, Copán. En esos dos vamos a comenzar a trabajar a partir del lunes y luego vamos con un proyecto de conservación y mantenimiento de puentes. Se nos están cayendo los puentes por no ir a hacer un pequeño trabajo de mantenimiento”.Para estos proyectos, el funcionario dijo que ya hay dinero aprobado. Para la preservación de puentes hay un presupuesto de 900 millones de lempiras y para los dos tramos prioritarios hay 700 millones de lempiras, además del mantenimiento de lo que se pueda de la red no pavimentada. En cuanto a los puentes, Ramos dijo que en el país hay 1,204 de estas estructuras declaradas en inventario y “a partir del lunes están saliendo diferentes cuadrillas a nivel nacional para hacer levantamiento del estado, puente por puente. Los más críticos son los que se van a intervenir inmediatamente antes del invierno”.

“Hay puentes que son obras millonarias que precisamente por no tener la visión de darles mantenimiento al cauce del río y por no proteger su cimentación y sus estribos los estamos perdiendo”, explicó. El funcionario pormenorizó en la situación de cada zona: “El corredor de Colón es crítico, el de occidente es crítico, el corredor hacia la frontera de Guatemala es crítico y lo han dejado así. Tenemos ese puente de Ilama que es uno de los más caros que tenemos en el país y está completamente abandonado, con su cimentación socavada por puro descuido; simplemente por no tomar la decisión de ir a reencauzar el río o hacer pequeñas obras de protección. La meta es que el invierno de este año no perdamos un solo puente en el país”.

Destinan L900 millones para puentes y L700 millones para 2 tramos

Clamor en Petoa

Uno de los sitios donde un enorme puente urge precisamente de atención es el que conecta a Rancho Manacal en Cofradía con San Antonio de Majada y otras 27 comunidades en ese corredor.

El puente, uno de los más largos sobre el río Chamelecón, quedó partido a la mitad luego que fuera embestido por la crecida del río provocada por la tormenta Eta en noviembre de 2020.

Aunque fue construido un enorme vado para restablecer el paso, urge que se asegure la parte que el río no se llevó y que se construya la mitad que se perdió.

Carolina Suazo, vicealcaldesa de Petoa, dijo que después de pasar seis meses incomunicados se construyó el vado, pero aunque la obra se ve firme, les preocupa que la temporada lluviosa sea intensa y el río socave la estructura provisional y termine de dañar lo que quedó.

“Buscamos rutas alternas por El Marañón y salida a Mezcalito que salían bastante caras porque eran rutas largas. Ahora le pedimos a la SIT que pongan sus ojos en nuestro puente y en San Antonio de Majada. Son 30,000 personas las que podrían volver a quedar incomunicadas si el puente no resiste otra crecida del Chamelecón”.

Junto a ella, la presidenta del patronato de San Antonio de Majada, María Gutiérrez, acuerpa su pedido. “Nos urge el puente. Muchas personas que viven aquí lo cruzan cada día para ir a trabajar en las maquilas de Naco. “Si decían que son de este sector no les daban empleo. Tenían que decir que vivían en Cofradía para seguir empleados. Otros tuvieron que mudarse”, afirma.

En tanto, la regidora Margarita Erazo dijo que viven en zozobra. “Ni bien comienza a nublarse el cielo y en lo primero que pensamos es en el puente. El llamado es a las autoridades. A Jesús le gusta que hablemos, pero también que actuemos. La acción es lo que vale”, afirmó.

Ramos: “Nos vamos a dedicar a mantener lo que tenemos”

San Pedro Sula. Mauricio Ramos, ministro de Secretaría de Infraestructura y Transporte (SIT), aseguró que en Honduras solo hay tres carreteras en buen estado: la CA-5 entre San Pedro Sula y Tegucigalpa; la CA-13 sur entre Tegucigalpa y Choluteca; y el tramo de La Entrada a Santa Rosa de Copán. El resto está “completamente destruido por falta de planificación de mantenimiento”.

“No fueron capaces de poder mantener las carreteras principales existentes y se pusieron a hacer nuevos tramos carreteros donde, sin desmerecer zonas, poblados o poblaciones, fue inversión muy mal enfocada por falta de planificación, por capricho o por tema estrictamente político”.

Sobre nuevos proyectos viales, Ramos fue claro. “Aunque este año no crezcamos en un solo kilómetro nuevo de carretera, nos vamos a dedicar a mantener lo que tenemos”. Añadió que ya para el otro año tienen en reserva un fondo de 60 millones de lempiras para el diseño de los nuevos proyectos.

<b>Mauricio Ramos, titular de la SIT.</b>