Empresas urgen retomar reapertura económica ante insostenible pérdida de empleos y cierre de negocios

Cohep plantea que tras cuatro meses de paro se ha vuelto imposible mantener vivas las empresas, los empleos y los tributos. 67% de hogares dejaron de percibir ingresos.

Cines, bares, gimnasios, aeropuertos y centros educativos no abrirán.
Cines, bares, gimnasios, aeropuertos y centros educativos no abrirán. /

TEGUCIGALPA.

La economía hondureña está a un paso del colapso y si no se adoptan o retoman acciones inmediatas como la progresión de la reapertura de la actividad económica, más de la mitad de las empresas hondureñas cerrarán definitivamente operaciones con el consecuente y grave impacto en más de 500,000 empleos y más de 1.5 millones de hogares hondureños que han visto disminuidos sus ingresos durante la pandemia.

“La economía no aguanta más, pasado el mes de julio habremos perdido la mitad del sector empresarial hondureño, y no sabemos cuánto tiempo nos costará recuperarnos, debiendo tomar acciones inmediatas”, advirtió el presidente del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Juan Carlos Sikaffy.

Medidas de alivio
La mayoría de las empresas han utilizado al menos dos medidas de alivio facilitadas por el Gobierno. La calificación de estas medidas en una escala de 1 (sin impacto) a 10 (alto impacto), tiende a ser de 4. El estudio reflejó que al menos un 71.7% de las empresas tuvieron acceso a las medidas de alivio del Gobierno. En total, el 90% de pequeñas y grandes empresas accedieron a los alivios, de las cuales el 66% fueron microempresarios.

Este 21 de junio, el Gobierno retrocedió a la fase cero de la reapertura progresiva de la economía, luego del incremento de los contagios de coronavirus en los departamentos de Francisco Morazán y Cortés, que desde que se reportaron los primeros casos el 11 de marzo se han convertido en el epicentro de la pandemia.

Un estudio de resiliencia empresarial para medir el impacto del covid-19, elaborado por el Cohep con el apoyo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), 24 Cámaras de Comercio y el proyecto TSM-USAID, arrojó datos preocupantes sobre la situación de los negocios en el país.

El estudio en el cual participaron más de 1,300 negocios reveló que un 73% de las empresas no había vendido nada; un 6% de las empresas habían cerrado definitivamente, 38% de las empresas cerraron temporalmente, lo cual representa un 44% de paro a esa fecha.

Desempleo
En Honduras, 2.7 millones de personas tienen problemas de empleo o están en condiciones de subempleo invisible.

En el caso de la micro, pequeña y mediana empresa (mipymes), apenas un 23% de la microempresa reportaba ventas, mientras que en el caso de las pequeñas solo un 35% reportaba ventas. A esta fecha, dos meses después del último levantamiento, esas cifras son aún más dramáticas.

Uno de los hallazgos de la encuesta es que las empresas características del turismo, como las de alojamiento, servicios administrativos (incluidos los operadores turísticos), servicios de comida y artes, eventos y recreación no reportaron ventas en abril de 2020 y es más probable que de continuar la situación se cierren. Lo anterior tendrá consecuencias para la recuperación de la industria del turismo en Honduras y para la futura diversificación de la economía.

Po otro lado, el sondeo encontró que las empresas más pequeñas tuvieron menos probabilidades de vender en abril de 2020 y con mayores posibilidades de haber cerrado sus operaciones.

En el sondeo se identificó que las empresas que todavía están en operación en el contexto actual de covid-19, un 23.2% podía operar hasta mayo y un 41.1% lograría llegar hasta al final de julio de 2020 .

Impacto en el empleo

En materia de empleo, la encuesta del Instituto de investigaciones Económicas y Sociales de la Unah, realizada en 10,023 hogares, reveló que en 42.8% de hogares reportaban que solo había una persona con ingreso en el núcleo familiar, que el 37.3% de los hogares sufrieron una suspensión (27.13%) o despido (10.16%) y como consecuencia, el 67.7% reportó disminución de ingresos y solo un 27.8% decían haberlo mantenido.

Esto, además, se agravó con el hecho con que al 29 de junio de 2020, los flujos de remesas familiares se redujeron en -5.2%.

Como resultado de la pandemia, hasta junio anterior se habían perdido o suspendido más de 500,000 empleos en todo el país.

LL-tegusCOMERCIO 1-090620.1(800x600)
El 44% de las empresas han tenido que cerrar operaciones a raíz de las medidas de confinanmiento para frenar el avance del covid-19.

“Hemos perdido medio millón (500,000) de empleos formales entre despidos y suspensiones. Las empresas están sintiendo el impacto y muchas de ellas están haciendo malabares para mantenerse a flote.

A esto debemos agregar que al menos un millón de cuentas propias han visto afectado su nivel de ingresos por la cuarentena, con lo cual podemos decir que al menos 1.5 millones de hogares han visto disminuidos sus ingresos”, indicó Sikaffy.

Hasta abril de este año, la encuesta encontró que la microempresa había despedido o suspendido el 42.9% de sus empleados, la pequeña el 39.7% y la mediana y grande empresa el 24.7%.

Medidas

Frente a este panorama, el presidente del Cohep planteó que debe retomarse la reapertura de la economía, ya que más de cuatro meses de paro son insostenibles para mantener vivas las empresas, los empleos, los impuestos y para poder cuidar la salud de los colaboradores de las mismas.

Ejemplificó que en la semana del 8 de junio cuando se autorizó la fase 1 de la reapertura progresiva de la actividad económica solo la banca reportó indicadores positivos en materia de pagos a créditos, depósitos, uso de tarjetas de crédito y consumo, factores claves para dinamizar la economía. En esa misma semana los ingresos tributarios subieron L93 millones diarios, después de una caída de L50 millones.

“Sin los impuestos, sin movimiento de la economía, sin consumo, el Gobierno no tendrá ingresos para poder invertir en salud, en pago de médicos, enfermeras y demás empleados del sector sanitario, no podrán comprar más medicamentos, equipos y mantener sus actividades”, advirtió.

6 claves de la reactivación
- Medidas de bioseguridad. Las empresas deben implementar un estricto plan con todos los protocolos de bioseguridad para poder hacerle frente al covid-19.
- Campañas de educación. Inversión en equipos, maquinarias y fuertes campañas de socialización y educación para el pueblo y todos los colaboradores de empresas.
- Evolución de la pandemia. Monitoreo y seguimiento con indicadores claros, recolección de data confiable y oportuna para la adecuada toma de decisiones y el aporte de todos.
- Medidas sector informal. Las empresas o negocios informales deben implementar estrictos protocolos de bioseguridad para poder bajar la curva de contagio.
- Plan Integral. Se debe trabajar en un plan holístico y urgente para atender ambas crisis, la de salud y la económica, con el concurso de todos los sectores del país.
- Fortalecer los hospitales. Dotación de equipo y personal a los hospitales para fortalecer capacidad de atención y habilitar más centros de triaje.

Exhortó al Gobierno a analizar los logros y desaciertos hasta el momento. Muchas zonas del país han continuado con la reactivación y el sector empresarial se preparó para ello, invirtió en medidas de bioseguridad y por ende las empresas formales representan menos riesgo de contagio.

Sugirió ampliar horarios de atención, aumentar el horario de toque de queda hasta las 8:00 o 9:00 pm en actividades como restaurantes, ampliar la atención a pick up, delivery y ventanilla.

Además se debe considerar ampliar la circulación los fines de semana para poder descongestionar la circulación de personas en ciertos establecimientos porque solo se logra circular cada 15 días.

En zonas del país donde no hay mayor problema se debería considerar la apertura de todo el comercio y ampliar los números de dígitos para circulación en la semana. “Estas medidas ayudarán a salvar empleos y que nuestras empresas puedan oxigenarse con ingresos e incluso reactivando a empleados que han sido suspendidos, dijo Sikaffy.

LC-empresas-200720(1024x768)

Proponen implementar el plan 10/4

TEGUCIGALPA. El científico hondureño Marco Tulio Medina propuso ayer la instalación de una mesa de trabajo de alto nivel encabezada por los mejores médicos, científicos y economistas dentro y fuera de Honduras para hacer frente a la situación económica y sanitaria que enfrenta el país.

En una entrevista con diario LA PRENSA, Medina sugirió que esta mesa sea encabezada por dos prominentes figuras como el científico Salvador Moncada y el banquero y economista Jorge Bueso Arias, entre otros connotados hondureños.

Asimismo, el también presidente de la Federación Panamericana de Neurología, sugirió implementar el plan 10/4 del Departamento de Salud Pública de la Unah, que consiste en salir a laborar por cuatro días a la semana y entrar en confinamiento o cuarentena por 10 días, el cual ha dado buenos resultados en Austria, Israel y otros países.

“Se trata de tener una actividad económica, pero luego entrar en cuarentena, según el ciclo de la enfermedad”, dijo. Esta propuesta ha sido evaluada por el grupo de Economía de la Unah y es probable que pudiese implementarse en ciertas regiones del país.

Medina dijo que se necesita adoptar medidas planteadas por expertos de alto nivel para resolver el problema sanitario, económico, social y de seguridad alimentaria en el país.

La Prensa