Familias hondureñas narran su confinamiento; expertos lo miran como una oportunidad

Especialistas en psiquiatría y psicología aducen que el aislamiento por el coronavirus es una puerta para recuperar el tiempo de calidad en familia.

Lorena Galeas, su esposo y sus tres hijos viven el aislamiento entre actividades del hogar, la educación y un tiempo dedicado a Dios.
Lorena Galeas, su esposo y sus tres hijos viven el aislamiento entre actividades del hogar, la educación y un tiempo dedicado a Dios. /

San Pedro Sula, Cortés.

Ingenio, mucha paciencia y sentido común, es la fórmula que utilizan a diario para sobrevivir al aislamiento, Héctor Galeas y Lorena Mejía, una pareja que vive en la ciudad de La Ceiba junto con sus tres hijos: Héctor David (18), Anguie (17) y Sofía (7).

Esta familia se abriga todos los días bajo el Salmo 37:25 que leen constantemente en la Biblia mientras esperan el retorno de la calma: "Joven fui y he envejecido, no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan".

Luego de las medidas tomadas por parte del Gobierno para evitar innumerables casos de contagio de coronavirus en el país, familias enteras se han visto obligadas a permanecer en el confinamiento, lo que para muchos ha derivado temor y ansiedad, haciendo que el entorno de la enfermedad sea más agobiante y genere emociones fuertes.

La crisis actual que viven muchos hondureños puede provocar, además, cambios en la alimentación, dificultad para dormir y concentrarse, aumento en el consumo de drogas y alcohol, incluso problemas en la salud mental. Otra parte de la población aduce que si bien es cierto, les preocupa la incertidumbre por lo que pueda pasar más adelante, tratan de sacarle lo positivo a la situación.

Javier Uclés, reconocido psiquiatra en Tegucigalpa, conversó con LA PRENSA sobre cómo las personas deben afrontar el aislamiento por coronavirus, algo que lo vive el mundo entero.

"Cuando la gente permanece encerrada se asusta, se angustia, tiene miedo y es algo normal, pero hay que entender que ante todo debemos tener una actitud positiva, no hay que verlo como que perdimos la libertad, sino que es una oportunidad única para salvar nuestra vida y a de la familia", comenzó diciendo el especialista.

javier.737(800x600)
Psiquiatra Javier Uclés

"Hay que entender que las reacciones pueden variar dependiendo del nivel económico, por ejemplo, algunas familias tienen todo incluido: comida suficiente, lujos y comodidades, otras en cambio, viven con el hambre tocando la puerta de su casa, eso genera molestia y rebeldía", manifestó Uclés.

El psiquiatra apuntó que también uno de los efectos del aislamiento es el aumento al consumo de alcohol, drogas y el tabaco, todo se deriva de la desesperación y porque se sienten solitarios emocionalmente, he allí cuando se producen los abusos e insultos.

Por otra parte, a quienes están con tratamiento para controlar sus nervios, el doctor recomendó que nunca deben suspenderlo, sobre todo en este momento, pero siempre de manera controlada, jamás automedicarse.

Afirmó que después del paso de esta enfermedad, en Honduras habrán muchas personas con estrés postraumático, "la gente debe tratarse para volver a la normalidad paulatinamente, este fenómeno psicológico ocurre siempre que se pasa una guerra, una desgracia provocada por el hombre mismo o una calamidad natural, recuperarse llevará tiempo".

En tanto, Augusto Aguilar, presidente del Colegio de Psicólogos a nivel nacional, expresó que esta situación no es normal por el tiempo de duración que lleva la pandemia, es distinto cuando las familias permanecen en casa unos días y por otras circunstancias. Hay que verlo como una oportunidad, pero todo va a depender de la estructura familiar, ya que a veces los períodos largos resultan negativos para la convivencia.

colegio.118(800x600)
Doctor Augusto Aguilar

A criterio del doctor, la cuarentena prolongada puede volver el ambiente irritable y sensible, además de desencadenar actos de violencia. "Como Colegio hemos ofrecido desde hace un mes voluntariado a través de la atención en llamadas y por ciertas horas del día. El propósito fundamental es apoyar a las personas ante esta situación que estamos viviendo", indicó.

También informó que hay más de 70 voluntarios atendiendo en todo el país a través de llamada telefónica, como un complemento de las acciones que realiza la Secretaría de Salud.

Magdalena Turcios, psicóloga clínica del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, explicó que durante el aislamiento "entenderse" es lo más importante, ya que se vive mucho miedo e incertidumbre a contagiarse o a infectar a otra persona.

magdalena.13(800x600)
Psicóloga Magdalena Turcios

"Existe mucho temor sobre qué pasará con el trabajo y cómo llegará el dinero al hogar, se generan sentimientos de soledad y el bienestar de la salud mental es relevante, por eso es esencial no estar pensando en el peor de los escenarios. También hay casos de personas que tratan de dormir todo el día para no sentir el confinamiento, pero no es bueno porque al final le afectará su sueño, además, hay que tener control sobre las noticias y solamente informarse a través de medios con credibilidad", dijo en entrevista.

"Sugiero a las familias que discutan el tema en casa, dejen que los hijos expresen sus sentimientos y pensamientos sobre lo que ocurre. Debe limitarse el tiempo en las redes sociales y en los videojuegos, así como las tareas escolares. Todos deben estar en constante actividad productiva, para los padres este es un buen momento de retomar la atención de la cual han privado a sus hijos, deben haber reuniones familiares, hablar de los proyectos de vida y reír mucho, eso ayuda en gran manera", añadió Turcios.

La psicóloga informó que durante la cuarentena han estado atendiendo en su mayoría dos tipos de situaciones: el abuso sexual y el intento de suicidio.

Testimonios de familias durante el confinamiento

Para Héctor Galeas, su esposa Lorena Mejía y sus tres hijos, estar juntos las 24 horas es todo un reto y desafío debido a los diferentes intereses por las edades de cada uno y la manera de mirar las circunstancias.

"Tras la cuarentena designamos un tiempo familiar, un acuerdo para orar y leer la Biblia, aunque somos una familia temerosa de Dios en nuestro diario vivir, nos costaba tener este tiempo todos juntos debido a tantas ocupaciones. Como padres tomamos la iniciativa de organizarnos por días y asignaciones para llevar a cabo las tareas del hogar y las escolares", relató Lorena en entrevista con LA PRENSA.

"Para hacer más liviano el trabajo de la cocina, Héctor (esposo) ha dispuesto cocinar para todos, busca en Internet recetas fáciles y que tengan ingredientes prácticos, en verdad por primera vez conocemos sus dotes culinarios y han sido días descansados para mí como ama de casa. Los adolescentes han podido dedicar más tiempo a ejecutar instrumentos musicales y a atender sus redes sociales con un tiempo prudencial. ha sido muy bueno mantenernos todos ocupados en actividades diferentes y evitar el ocio", añadió.

Lorena dice estar consciente del temor respecto a qué pasará en el área económica, hasta cuándo podrán seguirle pagando a su esposo en el trabajo, cuánto durará la provisión de comida que tienen, qué pasará en el futuro, pero en este momento han tomado la decisión de creer las promesas de Dios. "Eso ha hecho la diferencia en nuestras vidas y familia, tenemos temores como los demás, pero el poder amarnos, aceptarnos y perdonarnos ha hecho que todo sea más liviano en este tiempo difícil", concluyó.

familia.1384(1024x768)
Así como la familia Galeas Mejía, muchas otras en Honduras tratan de sobrellevar la difícil situación con optimismo.

"La crisis que vivimos es un poco dura para nosotros, mi esposo el mes pasado se quedó sin trabajo y ahora me toca la batuta, mi niña hace una semana se enfermó con fiebre alta y aún con miedo la pude llevar a una clínica dentro de mi colonia para descartar el coronavirus. Nos quedamos cuatro días sin comida y nos la arreglamos a como pudimos, esto nos preocupa muchísimo porque sé que también hay empresas que están reduciendo personal", contó Fernanda López, quien radica en Bosques de Jucutuma, San Pedro Sula.

Recomendaciones de expertos para manejar el estrés
- Identificar los pensamientos que le generan malestar
- Buscar pruebas de realidad y datos confiables
- Dosificar el consumo de la información diaria
- Apagar el celular por un momento.
- Mantener las rutinas o generar una nueva ajustada a la realidad
- vitar hablar constantemente sobre el nuevo COVID-19
- Informar a sus familiares de manera realista
- No mentirle a los niños ni a las personas mayores que viven con usted
- Llamar a familiares y amigos que han migrado y a los que pocas veces les dedicamos tiempo
- No tomar decisiones definitivas, la cuarentena es pasajera
- Aprender algo nuevo y aprovechar la tecnología para ver tutoriales de manualidadees u otros oficios en YouTube

La joven agregó en entrevista que le abruma mucho el encierro, pero ante todo trata de sacar lo positivo. A la niña la distrae con algunas dinámicas y con el resto de su familia pasan comunicándose a través de videollamadas.

Gusvela Guzmán, residente en Trojes, El Paraíso, dijo que "ahora como familia hemos tenido más tiempo, somos más unidos, conversamos más a pesar de la crítica situación, reímos y aprendimos a valorar más el tiempo juntos. Dios ha sido bueno, no nos ha hecho falta el pan en la mesa, teníamos un mes exacto que habíamos cancelado un pequeño préstamo, desde que empezó la cuarentena cerramos una pulpería, pero sacamos lo mejor de esta crisis".

Melvin González y Jensy Ballesteros, un matrimonio que radica en San Pedro Sula, expresó su preocupación y ansiedad por la cuarentena, ya que su bebé nacerá en mayo y no quieren que llegue al mundo en medio del confinamiento.

Coronavirus en Honduras al 15 de abril de 2020
1. Infectados
426 personas
2. Muertos
35 personas
3. Recuperados
9 personas

"Solo estamos saliendo de acuerdo con la terminación de identidad, aunque un día nos escapamos por la salud de mi esposa, tenía que ir al Seguro Social para pedir incapacidad, rogamos para que no nos detuviera la Policía", recordó Melvin.

Yenci Hernandez y Francisco Sandoval son una pareja que también vive en San Pedro Sula, tienen tres niños: Francisco, Mathías y Gianna, durante la cuarentena han aprendido a colaborar en los quehaceres del hogar. Este matrimonio ha fortalecido los lazos con sus hijos, aprovechando estos días para hacer actividades recreativas, espirituales y educativas con ellos, "en el caso de los niños es algo difícil porque ellos se aburren rápido, pero el hecho de incluirlos en el aseo y hacer actividades juntos nos ayuda a sobrellevar estos días difíciles para todos", exteriorizó Yenci.

"Sí se ha hecho difícil salir en busca de alimentos, las filas en los supermercados y cajeros han sido largas, pero gracias a Dios no nos ha faltado el alimento y hemos aprovechado a aprender a hacer nuevos platillos y postres. A principios de este año teníamos muchos sueños, escribimos todas las metas que teníamos como familia, entre ellas generar más ingresos para fortalecer la economía, ya que solo uno de nosotros tiene trabajo y por otro lado, a través de un pequeño emprendimiento de ventas en línea, pero con esta crisis las ventas se fueron, ahora solo estamos con el salario que gracias a Dios aún se esta recibiendo", agregó.

Ana María Henríquez y Alfredo Linares, una pareja que reside en el sector López Arellano, Choloma, calificó este aislamiento como una experiencia "muy estresante", pues hay momentos donde se sienten impotentes con tantas necesidades que hay que suplir en la casa.

"Al resaltar lo positivo, tenemos una mejor comunión como familia y con Dios a través de la lectura de su palabra y la oración. Por otro lado, no hemos podido salir a vender nuestras frutas al campo como siempre lo hacemos los martes y jueves, pero la palabra de Dios se ha cumplido: No he visto justo desamparado ni su descendencia que mendigue pan", apuntó.

La Prensa