TEMAS DESTACADOS:

Nueva York, Estados Unidos.

En la previa del viaje del Papa Francisco a México, donde pretende visitar la fronteriza ciudad Juárez para encontrarse con un grupo de indocumentados, el irreverente precandidato a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, tiene algo que decir.

Luego de que Francisco anunciara que pretende encontrarse con los migrantes que huyen de Centroamérica y México por la violencia, Trump afirmó que el Papa “no entiende el peligro que supone la frontera abierta que tenemos con México y creo que el gobierno mexicano ha conseguido que viaje al país para mantener la frontera tal y como está. Ellos están ganando y nosotros estamos perdiendo”, dijo el magnate.

El polémigo magnate fue más allá y aseguró que Bergoglio sirve a los intereses del gobierno mexicano, según recopila The New York Times. “Creo que el Papa es una persona politizada”, agregó.

Y es que la reforma migratoria es uno de los temas más importantes en las primarias republicanas. El enfoque de Trump es de mano dura. Propone deportar a todos los inmigrantes indocumentados y la construcción de un muro en la frontera Sur, que México pagará.

Trump, de confesión presbiteriana, una rama del protestantismo extendida en Estados Unidos, lleva algún tiempo tratando de mostrarse como una persona religiosa en busca del voto de los cristianos conservadores.

Lea más: Las causas de la enemistad entre católicos y ortodoxos

No es la primera vez que Trump critica al papa.

Antes de que Francisco viajara a Estados Unidos el verano de 2015, Trump ya había mencionado que estaba “muy politizado” y que si tenía intención de darle lecciones sobre los males del capitalismo, le advertiría que el Estado Islámico quiere invadir al Vaticano. Pese a las diferencias, Trump ha dicho que respeta al papa.