24/05/2024
02:25 PM

Quinceañera llegó a EUA huyendo de la MS-13, la siguieron y la mataron

  • 22 marzo 2017 /

Una quinceañera fue torturada y asesinada luego de que su madre la mandara traer de El Salvador tras ser amenazada por la MS-13.

Washington, Estados Unidos.

María Reyes contempla con lágrimas el vestido de quinceañera que su hija Damaris iba a usar para celebrar su cumpleaños el pasado 28 de enero. La fiesta nunca se celebró, Damaris desapareció el 10 de diciembre y su cuerpo fue descubierto casi dos meses después con señales de tortura cerca de un parque industrial en Springfield, Virginia.

La madre salvadoreña, residente en Maryland, relató que en 2012, fue contactada por pandilleros de la MS-13 para solicitarle un pago mensual de 500 dólares para respetar la vida de su hija Damaris Reyes Rivas, que vivía en El Salvador con su abuela.

La joven madre, que por casi 10 años estuvo ahorrando dinero para llevar a su hija a los Estados Unidos, pagó 11,000 dólares a un coyote para que llevara a Damaris hasta Maryland.

Foto: La Prensa

El cuerpo de Damaris fue hallado el 11 de febrero. Las autoridades capturaron a Aldair Miranda Carcamo, miembro de la MS-13 y sospechoso del asesinato de la joven.
Los pandilleros la seguían por 'sus rasgos delicados y su hermosa sonrisa. La seguían por todas partes', contó Reyes al Washington Post.

La jovencita comenzó una nueva vida en Estados Unidos. Aprendió muy rápido a hablar inglés y le encantaba ir de compras. Sin embargo, comenzó a relacionarse con pandilleros de los barrios pobres de la zona.

'Comenzó a escaparse de la escuela y de la casa por las noches. Se iba de fiesta y una vez desapareció por una semana', relató la acongojada madre.

Según la policía, Damaris era la novia de Christian Sosa Rivas, 21, líder de una pandilla local que también fue asesinado.

'No sabía que personas como estas existieran en los Estados Unidos', dijo Reyes de la banda. 'Pensé que era súper seguro tener a mi hija aquí conmigo'.

Foto: La Prensa

Los supuestos miembros de la MS-13 en Maryland, Jose Castillo Rivas y Wilmer Sanchez-Serran, también son sospechosos del asesinato de Damaris.


El pasado 10 de diciembre, la adolescente fue secuestrada en las inmediaciones de su residencia. Tras una intensa búsqueda, su cuerpo fue descubierto el 11 de febrero. Los asesinos grabaron un video que muestra cómo torturaron a la joven antes de matarla.

La policía arrestó a diez personas en relación con el asesinato de la joven, así como otras seis por otro asesinato vinculado al caso, del que culpan a la pandilla MS-13.



El aumento de la violencia relacionada con la MS-13 se produce en un momento de intenso debate nacional sobre la inmigración y la aplicación de la ley, luego de que el presidente Donald Trump ordenó acelerar las deportaciones antecedentes penales.