Mundo

Más noticias

OEA rechaza que se inhabilite a opositora Cristiana Chamorro en Nicaragua

La OEA calificó la acción del régimen de Daniel Ortega como un 'atentado a la democracia' que encamina a Nicaragua a las 'peores elecciones posibles'.

Washington, Estados Unidos

La Secretaría general de la Organización de los Estados Americanos (OEA) rechazó el miércoles que se inhabilite en Nicaragua la candidatura política de Cristiana Chamorro, la mayor rival del presidente Daniel Ortega con miras a las elecciones de noviembre.

'Nicaragua se encamina a las peores elecciones posibles, y este nuevo atentado a la democracia verificado ayer imposibilita más aún la existencia de elecciones libres, justas y transparentes en el país', dijo la oficina de Luis Almagro en un comunicado.

'Acciones como ésta restan toda credibilidad política al gobierno y a los organizadores del proceso electoral', agregó.

Almagro recordó que 'el manejo politizado de la justicia y la proscripción de facto de candidatos' violan pactos internacionales firmados por Nicaragua, como la Carta Democrática Interamericana y la Carta de la OEA.


LEA AQUÍ: Ordenan detención de la candidata opositora Cristiana Chamorro


Su declaración llamó a acabar con el hostigamiento a opositores y a 'reconducir al país hacia la democracia' con comicios libres y con observación internacional.

La policía de Nicaragua allanó este miércoles con un fuerte dispositivo la vivienda de Chamorro después de que la justicia emitiera una orden de detención por una acusación de lavado de activos presentada por el gobierno de Ortega, un proceso que provocó la condena internacional.

Chamorro, de 67 años, ha manifestado públicamente su intención de representar a la oposición como candidata única para los comicios del 7 de noviembre.

Ortega, en el poder desde 2007, aún no ha confirmado su participación en estas elecciones, pero sus adversarios creen que buscará un cuarto mandato consecutivo.

Este es el primer proceso electoral después de la ola de manifestaciones antigubernamentales de 2018, que dejaron al menos 328 muertos y miles de exiliados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un órgano de la OEA.