Más noticias

Mascarillas, termómetro, más tecnologías: nueva vida en la China del coronavirus

La epidemia infectó a más de 800,000 personas en el país, 3,000 de ellas mortalmente.

Pekín, China.

Mediciones de temperaturas regulares, mascarillas obligatorias en los comercios y seguimiento de habitantes con las nuevas teconologías han pasado a formar parte de la vida diaria en China, donde la movilización nacional contra el coronavirus se manifiesta en todas partes.

Sin embargo, se está debilitando en las últimas semanas gracias a las medidas de prevención drásticas impuestas en China que han modificado la vida diaria en el país.

En Shangái, por ejemplo, los taxistas llevan guantes blancos y exigen a los pasajeros que lleven máscara. En Wenzhou (este), los conductores de vehículos de transporte con conductor van incluso más lejos e instalaron paneles de plástico transparente entre el chófer y los clientes.

Lea también: Irán anuncia 15 decesos más por el coronavirus, balance total de 92 muertos

Se trata de una medida a nivel nacional de líder del sector, Didi Chuxing (equivalente en China de Uber). La empresa asegura haber invertido cien millones de yuanes (13 millones de euros) para instalar equipamientos para proteger herméticamente a los conductores y los pasajeros.

Por su parte los trenes están casi vacíos por temor al contagio, lo que no impide que las webs de reserva indiquen a veces que los trenes están 'completos'.

La explicación es que el sistema de reserva, para evitar que los viajeros vayan demasiado juntos, solo permite reservar una pequeña parte de los asientos disponibles.

Códigos de color

En este contexto, los gigantes chinos de internet Alibaba y Tencent crearon aplicaciones móviles que permiten a las autoridades evaluar el nivel de presunto riesgo de los ciudadanos.

Cada teléfono genera un código QR cuyo color define el riesgo de contagio en función de donde han estado sus propietarios: verde (sin ninguna restricción), amarillo (cuarentena de 7 días) o rojo (cuarentena de 14 días).

Este sistema alimenta sin embargo las críticas en materia de vida privada porque se basa en el análisis de los desplazamientos efectuados por el usuario de la aplicación.

$!Foto: La Prensa

Los pacientes infectados por el coronavirus COVID-19 salen del Hospital Wuhan No.3 al Hospital Huoshenshan en Wuhan en la provincia central de Hubei de China. Foto AFP
Tener este código QR es casi obligatorio en varias ciudades del país para salir de la estaciones de tren o utilizar los transportes públicos.

En la ciudad de Wenzhou, taxis, hoteles y comercios exigen ver el color del código antes de permitir la entrada. En todos los hoteles es obligatorio tomarse la temperatura al entrar. La toman empleados vestidos con máscaras y que usan termómetros electrónicos apuntando a la frente o a las muñecas de los clientes.

'¿Tiene usted fiebre, se siente mal, viajó a Hubei recientemente?' pregunta el recepcionista de un hotel en Wenzhou.

'¡Quédese donde está!'

En Wenzhou hay controles similares en toda la ciudad. En un solo día, a un periodista de la AFP le tomaron la temperatura diez veces, desde el taxista hasta el propietario de un restaurante, pasando por el vendedor de una tienda o una empleada de hotel, en un control nocturno antes de entrar en la habitación

'¡No avance, quédese donde está!' dijo la empleada antes de que sonara el 'bip' del termómetro. 'Todo normal, ¡Buenas noches!'.

La psicosis en China también está llevando a la gente a cambiar sus costumbres, como la de tomar con dos manos las tarjetas de visita, un signo de respeto.

Pero un responsable del ayuntamiento de Wenzhou, en vez de tomar la que la ofrecía el periodista de la AFP, le pidió que la dejara encima de la mesa. Otro funcionario también evitó darle la mano. 'Como medida de precaución es mejor evitar saludarse así', dijo, antes de proponer un saludo rozando los codos.