20/06/2024
11:25 PM

Laboratorio británico no halló pruebas de que el gas neurotóxico proceda de Rusia

  • 03 abril 2018 /

Moscú acusa a Londres de intentar asesinar al exagente Serguéi Skripal para desviar la atención.

    Londres.

    El laboratorio británico que analizó la substancia usada contra un exespía ruso en Inglaterra reconoció ayer no tener pruebas de que esta proceda de Rusia, en la víspera de una reunión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) a petición de Moscú.

    “Hemos sido capaces de identificar que se trata de Novichok, un agente neurotóxico de tipo militar”, afirmó el jefe del laboratorio militar de Porton Down, Gary Aitkenhead, en una entrevista a Sky News.

    Pero “no hemos identificado su origen exacto”, agregó, precisando que el gobierno británico había utilizado “varias otras fuentes para llegar a sus conclusiones”.

    Londres designó a Rusia como responsable del ataque perpetrado el 4 de marzo en Salisbury, para envenenar con un agente neurotóxico a Serguéi Skirpal, un exagente doble que trabajó para los servicios secretos británicos, y su hija Yulia.

    Moscú niega estas acusaciones, que condujeron a la más grave crisis diplomática entre Este y Oeste desde la Guerra Fría y a la expulsión de unos 300 diplomáticos de una y otra parte.

    “Nuestro trabajo es proporcionar pruebas científicas para identificar el agente neurotóxico en cuestión... pero no es trabajo nuestro decir dónde fue producido”, declaró Aitkenhead.

    El gobierno británico replicó rápidamente recordando que los investigadores de Porton Down solo constituyen “una parte de los servicios de información” a su disposición. “Sabemos que Rusia ha buscado, durante la última década, los medios de producir agentes neurotóxicos con fines de asesinato, y produjo y almacenó pequeñas cantidades de Novichok”, afirmó un portavoz del ejecutivo en un comunicado.

    Aitkenhead desmintió por otra parte las acusaciones de Moscú según las cuales el agente neurotóxico podía proceder del laboratorio militar británico. “Es absolutamente imposible que esto provenga de nosotros o haya podido salir de nuestros muros”.