24/05/2024
03:42 PM

Arévalo supera boicot y asume la presidencia de Guatemala

  • 14 enero 2024 /

El mandatario electo Bernardo Arévalo ha prometido la llegada de una “nueva primavera”, como la que protagonizó el Gobierno de su padre, Juan José Arévalo Bermejo, entre 1946 y 1951.

Ciudad de Guatemala

El socialdemócrata Bernardo Arévalo asume este domingo la presidencia de Guatemala tras sortear meses de maniobras judiciales que buscaron invalidar la victoria electoral que logró con su promesa de combatir, con rigor, a los corruptos que controlan el país.

A pocas horas de su investidura, Bernardo Arévalo, hijo del primer presidente democrático de Guatemala, prometió que su gobierno trabajará para cerrar “una época tenebrosa” de “cooptación corrupta del sistema político”.

Bernardo Arévalo, el primer político progresista que llega a la Presidencia de Guatemala

El sociólogo, exdiplomático y filósofo de 65 años, prestará juramento para un mandato de cuatro años, en sesión solemne del Congreso en el Teatro Nacional, en el centro de la capital, resguardado por policías y militares.

Inesperadamente, pasó en junio a la segunda ronda presidencial con una candidata conservadora aliada del oficialismo, a quien venció cómodamente con un 60% de los votos por su mensaje anticorrupción.

Desde entonces, Bernardo Arévalo y su partido Movimiento Semilla fueron blanco de una ofensiva judicial que denunció como un “golpe de Estado”, detrás del que estaría la élite política y económica que por décadas ha regido los destinos del país centroamericano.

La Fiscalía intentó retirarle la inmunidad de presidente electo, desarticular su partido progresista y anular los comicios, argumentando que hubo anomalías electorales.

Leonel Amador, de 60 años, muestra su playera en apoyo al entrante presidente Bernardo Arévalo de León en la Plaza de la Constitución en Ciudad de Guatemala.

La embestida judicial, basada en casos “espurios” según Bernardo Arévalo, fue condenada por la ONU, la OEA, la Unión Europea y Estados Unidos, que sancionó a cientos de fiscales, jueces y diputados por “corrupción” y por “socavar la democracia”.

Como muestra del respaldo, al traspaso de mando asisten el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, delegados de Washington, el rey de España, Felipe VI, y, entre otros, los presidentes Gabriel Boric (Chile) y Gustavo Petro (Colombia).

Arévalo sustituirá al derechista Alejandro Giammattei, quien ha sido vinculado con un llamado “pacto de corruptos” y durante cuyo gobierno se exiliaron decenas de fiscales, jueces y periodistas que denunciaron actos de corrupción.

Al amanecer del domingo, indígenas, en trajes tradicionales, quemaron velas e incienso en una ceremonia maya frente a la Fiscalía para cerrar 105 días de protestas en apoyo a Arévalo. Otros hicieron vigilia en la plaza central y está prevista una marcha en la jornada.

- ¿Podrá gobernar? -

El futuro presidente de Guatemala reconoce que afrontará enormes desafíos pues las “élites político-criminales, al menos durante un tiempo, seguirán enquistadas” en poderes del Estado.

Bernardo Arévalo le pedirá esta semana la renuncia a la fiscal general Consuelo Porras, a la cabeza de la ofensiva judicial, pero analistas no descartan que la Fiscalía continúe la persecución y solicite al Congreso retirarle la inmunidad de presidente.

Con 23 escaños de Semilla, Bernardo Arévalo lidiará con un Congreso donde más de un centenar de los 160 diputados son de partidos tradicionales que podrían hacer mucho más que solo frenar su agenda de “cambio”.

“Estará bajo acoso permanente. Su mayor desafío es responder al deseo de la gente: no ser gobernada por el pacto de mafiosos. Tiene que desarticularlo para poder gobernar”, dijo a la AFP el analista Manfredo Marroquín.

En la plaza capitalina frente al Palacio Nacional, desde cuyo balcón el nuevo presidente saludará el domingo, Pedro Bernal, agricultor indígena de 45 años, comentó que “los corruptos no han querido soltar el poder porque no quieren que los fiscalicen ni ir a la cárcel”.

- “No está todo en sus manos” -

La Guatemala que Bernardo Arévalo hereda ocupa el puesto 30 de 180 países en el ranking de corrupción de Transparencia Internacional y con 60% de sus 17,8 millones de habitantes en la pobreza, uno de los índices más altos de América Latina.

Decenas de miles emigran cada año a Estados Unidos en busca de trabajo y huyendo de la violencia de pandillas y narcos.

“No está todo en sus manos, no esperamos un cambio cien por ciento, pero que sí cumpla lo que ha dicho”, declaró Hellen Chua, universitaria de 18 años.

Arévalo dijo el sábado que “lo más urgente” es recuperar las instituciones “cooptadas por los corruptos”, pero “lo más importante” es trabajar por el desarrollo social, en el ataque a la pobreza.

Para ello, nombró un gabinete de 14 ministros. Pero fue criticado por algunos seguidores por incluir figuras del sector privado o vinculadas con gobiernos pasados, y solo una indígena.

Hijo de Juan José Arévalo (presidente de 1945-1951), impulsor de reformas sociales, nació en Montevideo y vivió de niño en Venezuela, México y Chile, en el exilio de su padre tras el golpe de Estado orquestado por Washington en 1954 contra el progresista Jacobo Árbenz.

Arévalo es políglota y amante del ajedrez, padre de tres chicas y está casado con la médica Lucrecia Peinado, quien a su vez tiene tres hijos.