05/12/2022
02:01 PM

Más noticias

El Salvador: Partido de Bukele separa a dos diputados y los acusa de conspiración

Nuevas Ideas afirma que los diputados separados buscaban romper la mayoría oficialista en el Congreso.

San Salvador.

El oficialista Partido Nuevas Ideas (NI) separó este fin de semana a dos de sus diputados, acusados de conspirar para romper la mayoría en el Congreso de El Salvador, con el apoyo de un presunto emisario de Estados Unidos.

El líder de la bancada de NI, Christian Guevara, por medio de un comunicado, consignó que tomaron “la decisión de separar del grupo parlamentario a José Ilofio García y Gerardo Balmore Aguilar (...) debido al posible cometimiento de un delito”.

La medida se produce tras conocerse una grabación en la que los dos diputados conversan con una persona que señaló “ser representante de la Embajada de Estados Unidos en El Salvador, para negociar prebendas de parte de las autoridades estadounidenses”.

Las dádivas irían “a cambio de facilitar la ruptura del grupo parlamentario de Nuevas Ideas y lograr que entre 15 y 20 diputados abandonaran la fracción”. El oficialismo tiene 61 de 84 escaños en el Parlamento.

El diputado Guevara informó que han solicitado una “investigación interna” para conocer los hechos y presentar “un aviso ante la Fiscalía para realice las “indagaciones correspondientes”.

NI pidió además al Ministerio de Relaciones Exteriores solicitar una “respuesta de carácter urgente” a la representación diplomática de Estados Unidos en El Salvador, debido a que dicho audio “compromete las funciones otorgadas a dicha representación” en virtud de leyes nacionales y extranjeras.

Por su parte, el Congreso denunció en otro comunicado que “históricamente” ha sido víctima de “diferentes influencias externas ajenas a su institucionalidad” y aseguró que no tolerará “ningún intento de alterar, entorpecer u obstaculizar” su trabajo.

Como forma de reacción, el presidente Nayib Bukele compartió en Twitter un artículo de la Constitución que alude al delito de “cohecho activo”, que sanciona con hasta diez años de cárcel a quien prometa dádivas a un funcionario para que ejerza actos contrarios a sus deberes.

La Asamblea Legislativa es dominada por NI y La Gran Alianza Nacional (Gana) bajo cuya bandera Bukele obtuvo la presidencia.

Desde su instalación el 1 de mayo pasado, el Congreso tomó decisiones controversiales, como la destitución de los magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema y del Fiscal general.

Vea: EEUU niega acusaciones de intentar dividir el oficialismo en El Salvador

Los nuevos magistrados luego emitieron un fallo que permite a Bukele postularse a un nuevo mandato consecutivo, pese a que la reelección no está permitida. Washington y la comunidad internacional han considerado todas estas acciones como una vulneración al estado de derecho y un intento de Bukele de concentrar el poder.

Ironizando con las críticas Bukele se ha descrito en Twitter como el “dictador” o el “emperador” de El Salvador.