Más noticias

Candidatos de nueva generación y centristas ganan primarias presidenciales de Chile

Chile celebrará la primera vuelta de la elección presidencial el 21 de noviembre.

Santiago, Chile.

El joven diputado y exlíder estudiantil Gabriel Boric y el independiente y exministro Sebastián Sichel dieron el batacazo al ganar ayer domingo las primarias presidenciales de izquierda y derecha en Chile, respectivamente, dos candidaturas de cambio generacional y con visiones moderadas de centro.

Al 99,78% de los votos emitidos, Boric, representante del partido Convergencia Social, consiguió una irreversible victoria con un 60,42% de apoyo, derrotando al representante del Partido Comunista, Daniel Jadue, (39,58%) quien partía esta elección como favorito para ganarla.

'No le tengan miedo a la juventud para cambiar este país', dijo Boric -que se convierte con 35 años en el candidato presidencial más joven de la historia de Chile-, en el acto de celebración de su triunfo en Santiago.

Lea: Acusado de magnicidio viajó a Haití el 21 de mayo desde Florida

'Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba', apuntó en su discurso. La victoria de Sichel (49,08%) en el campo de la derecha no es menos sorpresiva. Exministro de Desarrollo Social del gobierno de Sebastián Piñera, como candidato independiente corría con desventajas ante los otros postulantes, principalmente el exalcalde del exclusivo barrio de Las Condes, Joaquín Lavín (31,31%), de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI).

'Ahora Chile Vamos es uno solo. Somos una coalición que se prepara para ganar la elección presidencial', dijo Sichel, de 43 años, en referencia al pacto de derecha del gobierno de Piñera, que desde el estallido social de octubre de 2019 sufrió una pérdida de popularidad que no ha podido remontar.

Quedaron fuera de esta primaria de centroizquierda la Democracia Cristiana, el Partido Socialista y el Partido Por la Democracia. Los socios en la Concertación, la exitosa coalición de partidos tradicionales de izquierda que gobernó Chile desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet en 1990, perdieron su histórico apoyo entre el electorado progresista tras el cambio social que vive el país desde 2019.

Las grandes perdedoras de la jornada fueron nuevamente las principales encuestas, que desde principio de año anticipaban una elección presidencial polarizada entre el derechista Lavín y el comunista Jadue.

Caras nuevas

Las primarias se realizaron e n un clima de ebullición política tras la instalación el 4 de julio de la Convención Constitucional, encargada de redactar la nueva Carta Magna que sustituirá la actual, heredada de la dictadura (1973-1990), y que puso en jaque la política tradicional con la irrupción de independientes y grupos ciudadanos en su mayoría de centro izquierda.

Boric se hizo conocido como exlíder de las manifestaciones estudiantiles que pidieron educación gratuita y de calidad desde el 2011. Es diputado desde el 2014 por la zona de Punta Arenas, en el sur de Chile, y en marzo pasado presentó su candidatura presidencial por su partido y el Frente Amplio, la coalición que conforma con otras tiendas de izquierda.

También: Accidente de autobús en Brasil provoca una tragedia

Fue uno de los congresistas que firmó el 15 de noviembre de 2019 en el Congreso el acuerdo por la paz para la redacción de una nueva Constitución, una demanda de la ola de manifestaciones que estallaron en octubre de ese año, un hecho que para la analista Pamela Figueroa 'fue valorado por el electorado de izquierda'.

$!Foto: La Prensa

El precandidato presidencial chileno por el Partido Comunista Daniel Jadue emite su voto durante las elecciones primarias presidenciales. Foto AFP

'Su discurso en campaña siempre fue mirando al cambio generacional, crecer hacia el centro izquierda, más moderado, lo que diferenció su candidatura a la de Jadue, más crítico y sectario', agregó Figueroa, académica de la Universidad de Santiago.

Unos 14.6 millones de chilenos están habilitados para elegir a los candidatos que pugnarán para convertirse en el próximo presidente del país, quien deberá enfrentar las consecuencias en el plano económico y social de la pandemia.

'Al próximo presidente le van a tocar nuevas responsabilidades. Por de pronto, expandir y no restringir las libertades, avanzar hacia una sociedad más justa, más inclusiva, fortalecer y no debilitar el progreso', dijo a la prensa el actual mandatario tras sufragar.

Chile está sumido en una dinámica electoral que comenzó el 25 de octubre de 2020 con el plebiscito constitucional. En mayo volvieron a las urnas para elegir alcaldes, concejales, gobernadores regionales, y a los 155 constituyentes.