Policía mata a un estudiante que no llevaba mascarilla

El estudiante de Literatura estaba filmando un video para un proyecto universitario cuando se quitó su mascarilla.

En la República Democrática del Congo el uso de mascarillas es obligatorio bajo pena de una multa de 10.000 francos congoleños (5 dólares).
En la República Democrática del Congo el uso de mascarillas es obligatorio bajo pena de una multa de 10.000 francos congoleños (5 dólares).

Congo.

Un agente de policía mató el sábado en Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, a un estudiante, al que reprochaba no llevar la mascarilla, informaron el domingo testigos y medios locales.

"Nuestro compañero Honoré Shama, de la facultad de Literatura de la universidad de Kinshasa, estaba filmando un vídeo como parte de un trabajo práctico de teatro. Un policía le pidió que se pusiera la mascarilla durante el rodaje", dijo a la AFP Patient Odia, un compañero de estudios presente en el incidente.

"A pesar de sus explicaciones y tras mostrar la mascarilla, el policía, enfadado porque esperaba recibir dinero, le acusó de resistirse y le disparó a bocajarro", añadió.

La radio Top Congo y varios medios en línea recabaron otros testimonios.

"La policía detuvo a dos agentes que estaban presentes durante el incidente provocado por un colega irresponsable, que ahora está huido, así como al jefe de la comisaría de Bel Air en Mont Ngafula. La búsqueda continúa para encontrar al policía fugitivo", declaró a la AFP el general Sylvano Kasongo, jefe de la policía de Kinshasa.

El uso de mascarillas es obligatorio bajo pena de una multa de 10.000 francos congoleños (5 dólares).

Pero en Kinshasa, los policías han sido acusados habitualmente de quedarse el dinero de las multas sin dar recibos.

Desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, la República Democrática del Congo ha registrado 47.786 casos y 1.021 muertes, según estadísticas oficiales publicadas el viernes.

Desde el 10 de julio se suspendió la vacunación ya que las existencias del inmunizante de AstraZeneca caducaron.

La Prensa