EEUU impide reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre conflicto Israel-Palestina

Desde el lunes, Estados Unidos aceptó dos videoconferencias de emergencia a puerta cerrada sobre el conflicto entre israelíes y palestinos, pero ha rechazado dos declaraciones conjuntas en las que se pedía el cese de las hostilidades.

El nuevo brote de violencia se ha cobrado la vida de 83 palestinos, entre ellos 17 niños, en la Franja de Gaza desde el lunes, y de siete personas, entre ellas un niño y un soldado, en Israel.
El nuevo brote de violencia se ha cobrado la vida de 83 palestinos, entre ellos 17 niños, en la Franja de Gaza desde el lunes, y de siete personas, entre ellas un niño y un soldado, en Israel.

Nueva York, Estados Unidos

Estados Unidos se opuso a que el Consejo de Seguridad de la ONU se reúna de urgencia el viernes por el nuevo estallido de violencia entre israelíes y palestinos, según informaron diplomáticos este jueves.

"Mañana no habrá reunión del Consejo de Seguridad", dijo el jueves un portavoz chino, cuyo país preside actualmente el organismo.

"Estados Unidos no está de acuerdo con una reunión mañana por videoconferencia", dijo un diplomático. Según otra fuente diplomática, a Washington le gustaría que dicha reunión no se celebrara hasta el martes, lo que le quitaría gran parte de su urgencia.



El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, declaró a la prensa que estaba a favor de celebrar una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU "a principios de la próxima semana".

"Espero que esto dé a la diplomacia algún tiempo para obtener resultados y ver si conseguimos una desescalada real", dijo Blinken, que la víspera envió un emisario a Israel y a los Territorios Palestinos.

La celebración de reuniones por videoconferencia requiere un consenso de los 15 miembros del Consejo de Seguridad.

Desde el lunes, Estados Unidos aceptó dos videoconferencias de emergencia a puerta cerrada sobre el conflicto entre israelíes y palestinos, pero ha rechazado dos declaraciones conjuntas en las que se pedía el cese de las hostilidades por considerarlas "contraproducentes" en esta fase, según los diplomáticos.

Los estadounidenses apoyan así la posición de su aliado israelí, que se niega a que la ONU se involucre.



En sucesivas declaraciones desde el inicio de la crisis, Estados Unidos reafirmó el derecho de Israel a defenderse de los ataques con cohetes del movimiento islamista Hamás, que controla la Franja de Gaza, pero también pidió una desescalada.

Washington instó además a su aliado israelí a hacer "todo lo posible para evitar víctimas civiles".

El nuevo brote de violencia se ha cobrado la vida de 83 palestinos, entre ellos 17 niños, en la Franja de Gaza desde el lunes, y de siete personas, entre ellas un niño y un soldado, en Israel.

El país hebreo desplegó el jueves tanques y vehículos blindados a lo largo de la frontera con el enclave palestino. El conflicto entre Israel y Hamás ha ido acompañado de un brote de violencia entre judíos y árabes en algunas ciudades israelíes.

La Prensa