Trump viaja a una California devastada por los incendios

Las decenas de focos que arrasan la costa desde hace días han dejado al menos 35 muertos desde el inicio del verano.

Las decenas de focos que arrasan la costa desde hace días han dejado al menos 35 muertos desde el inicio del verano
Las decenas de focos que arrasan la costa desde hace días han dejado al menos 35 muertos desde el inicio del verano /

Los Ángeles, Estados Unidos

El presidente estadounidense, Donald Trump, viajará este lunes a California, afectada por los incendios que arrasan la costa oeste del país, donde se espera que tenga un discurso opuesto al de sus adversarios demócratas, que tratan de concienciar sobre la necesidad de luchar contra el cambio climático.

Las decenas de focos que arrasan la costa desde hace días han dejado al menos 35 muertos desde el inicio del verano, 27 de ellos en la última semana en los estados de Washington, Oregón y California.

Lea: Se forma tormenta tropical Karina

Trump, en plena campaña por su reelección, llegará por la mañana a Sacramento, la capital californiana, donde se le informará de la situación, y luego participará en una ceremonia en honor de la Guardia Nacional del estado.

Apenas estará ahí unas horas, antes de viajar rumbo a Arizona, uno de los estados que podrían decidir las presidenciales del 3 de noviembre.

Kamala Harris, la candidata demócrata a la vicepresidencia, irá a California este lunes por la noche para comprobar los daños provocados por las llamas y reunirse el martes con los responsables de los servicios de emergencia.

La senadora de California acusa a Trump de negar los hechos, al no reconocer que los incendios son "alimentados e intensificados por la crisis climática".

El mandatario republicano prefiere otra hipótesis: los fuegos se deben a la mala gestión de los bosques de esos estados del oeste, todos controlados por sus rivales demócratas.
"Recuerden esas palabras: gestión forestal", dijo el sábado durante un mitin de campaña en Nevada.

"Hechos innegables"

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, abordará el lunes desde Delaware "la amenaza que representan los acontecimientos climáticos extremos para los estadounidenses" y la "necesidad apremiante de combatir la crisis climática".

"El presidente Trump puede intentar negar la realidad, pero los hechos son innegables", declaró el sábado por la noche, después de que su adversario atribuyera los incendios a la gestión forestal.

Cal 2(1416x870)

Según el consenso científico, la magnitud de esos fuegos está vinculada al cambio climático, que agrava una sequía crónica y provoca condiciones meteorológicas extremas.

En California, las llamas se han cobrado 16 víctimas en la última semana, 14 de ellas en el condado de Butte, escenario en noviembre de 2018 de incendios que arrasaron la ciudad de Paradise.

Los incendios ya habían dejado ocho muertos en agosto en ese estado.

Evacuaciones

El humo provocado por las llamas se extiende por zonas muy extensas y afecta el aire de las ciudades de Portland (Oregón), Seattle (estado de Washington) y San Francisco (California), que están entre las más contaminadas del mundo este lunes, según la clasificación de la compañía IQAir.

Diez personas murieron en Oregón en los incendios.

En Mehama, al este de la capital estatal, Salem, la policía ha limitado el acceso a las ciudades de Mill City y Lyons, evacuadas ante el avance de los incendios. Largas filas de coches esperaban envueltas en una niebla densa. Muchos de sus conductores eran agricultores que querían regresar para alimentar a sus animales.

"Hemos vuelto a Mill City esta mañana, pero la policía nos desaconsejó hacerlo porque es peligroso", dijo a la AFP Elaina Early, una habitante de esa pequeña ciudad atravesada por las llamas. "La casa está en pie, pero nos vamos a ir porque las condiciones no son nada buenas".

Más de 400.000 hectáreas de bosque ardieron en Oregón, el doble de lo que suele incendiarse cada año, dijo la gobernadora Kate Brown al canal CBS el domingo. Las autoridades pidieron a unos 500.000 habitantes que evacuaran sus hogares, y 40.000 ya lo han hecho.

"Esto debe hacernos entender que tenemos que hacer todo lo posible por luchar contra el cambio climático", declaró Brown.

En el estado de Washington, la última víctima registrada fue un bebé.

Los incendios han consumido más de dos millones de hectáreas en la costa oeste, y la temporada de los fuegos dura en teoría hasta noviembre.

La Prensa