Europa comienza a levantar confinamiento por coronavirus que arrasa precio del crudo

La pandemia de coronavirus deja casi 160,000 muertos en todo el mundo junto a una grave crisis económica.

/

Nueva York, Estados Unidos.

La crisis provocada por el coronavirus provocó este lunes una brutal caída del precio del petróleo en Nueva York, un indicio de que la normalidad será un proceso difícil tras la pandemia, en un momento en que Europa vislumbra el fin del confinamiento y en Estados Unidos hay protestas.

Los gobiernos alrededor del mundo debaten cómo y cuándo levantar el confinamiento, que tiene a más de la mitad de la humanidad encerrada en sus casas y paraliza la economía global amenazada por la recesión.

Pese a que el saldo global de fallecidos sigue siendo elevado con más de 167,000 personas y es especialmente alto en Estados Unidos -que ha superado los 40,000 muertos-, este lunes hubo nuevas protestas contra el confinamiento, algunas alentadas por el presidente, Donald Trump.



Trump desea reactivar la economía en un año en el que se juega la reelección y cuando se dispara el desempleo: desde mediados de marzo 22 millones de estadounidenses han pedido subsidios tras perder su trabajo.

En una de las protestas más numerosas, cientos de personas -incluyendo legisladores y simpatizantes de Trump- desafiaron los límites de la distancia social en un "mitín de los patriotas" en Harrisburg, Pensilvania, una escena que se repitió en Michigan, California y Ohio.

"Nuestra nueva normalidad no significa que sacrificaremos nuestras libertades por la seguridad de nuestro país", lanzó el representante Aaron Bernstine, mientras la gente gritaba "¡U-S-A!".

El parón por la pandemia que golpea la economía mundial por el lado de la oferta y la demanda lastró este lunes los precios del crudo provocando un derrumbe histórico que llevó a los contratos con entrega en mayo al terreno negativo: -37,63 dólares para el WTI.

Esto implica que los inversores y especuladores pagan para encontrar compradores en momentos en que las capacidades de almacenamiento llegan a su límite en Estados Unidos, en un momento en que el FMI augura una recesión global en 2020.

La OMS responde a la críticas

En Ginebra, la Organización Mundial de la Salud (OMS) respondió a las críticas por su gestión de la crisis, que le valió que Trump anunciara que suspendía la financiación estadounidense a la entidad.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesu, aseguró el lunes que no escondió nada a Estados Unidos sobre la enfermedad respiratoria detectada por primera vez en China a mediados de diciembre.

"Lanzamos una alerta desde el primer día", concluyó el médico.

Tras semanas difíciles, Europa comienza a vislumbrar el final del confinamiento con aperturas parciales en algunos países a la vista de un descenso del balance de fallecidos.

Varios países como Francia (más de 20,000 muertos), España (21,000) e Italia (más de 24.100) registran una disminución del número de enfermos y de decesos.

El desafío para salir del confinamiento es enorme: relanzar la actividad y a la vez contener los riesgos de avalanchas de gente para impedir un resurgimiento del virus.

En señal de la urgencia económica provocada por la pandemia el Banco de España prevé para 2020 una caída del PIB de entre 6,6% y 13,6%, algo "sin precedentes en la historia reciente".

En Alemania, con más de 139,000 casos registrados y 4,000 fallecimientos, se autorizó desde este lunes la apertura de la mayoría de las tiendas de menos de 800 metros.

En cambio, siguen cerrados lugares culturales, bares, restaurantes, zonas de juego y terrenos de deporte.

Vea: El mundo ha llegado a casi 158,000 muertes por coronavirus

Las escuelas primarias y secundarias reabrirán progresivamente partir del 4 de mayo. Sigue vigente la instrucción de respetar una distancia mínima de un metro y medio en los lugares públicos y el uso de mascarillas es "fuertemente recomendado".

La situación es "frágil", subrayó la canciller Angela Merkel, quien el lunes no ocultó su enfado ante las "orgías de discusiones" en el país sobre un posible desconfinamiento total, y por el incumplimiento creciente -a su parecer- de las normas de distanciamiento.

La canciller advirtió que sería "lamentable una recaída".

Esta estrategia de salida de la crisis en Alemania, motor económico del continente, es observada de cerca por el resto de una Europa confinada desde hace un mes.


La Prensa