EEUU y Japón evacuan a sus ciudadanos de Wuhan por coronavirus

Más de 200 estadounidenses regresaron a su país por la epidemia del virus chino en Wuhan.

VER MÁS FOTOS
ANCHORAGE, AK - JANUARY 28: A Boeing 747-4B5(F), on a charter flight from Wuhan, China, arrives at Ted Stevens Anchorage International Airport on January 28, 2020 in Anchorage, Alaska. The U.S. government chartered the plane to evacuate U.S. citizens and diplomats from the U.S. consulate in Wuhan, China where the coronavirus outbreak began. Lance King/Getty Images/AFP

== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==

Pekín, China.

China prometió "transparencia" ante la epidemia del nuevo coronavirus, que ya ha causado 132 muertos y casi 6,000 enfermos, mientras que dos aviones con ciudadanos extranjeros despegaron este miércoles de Wuhan con destino a Japón y Estados Unidos.

Japón fue el primer país en repatriar a sus ciudadanos, que rondan los 650 en la provincia. Un avión con 200 de ellos llegó a Tokio.

Estados Unidos también anunció que un avión despegó el miércoles con el personal del consulado y otros ciudadanos estadounidenses.



Unos 350 europeos regresarán en dos aviones, anunció la Comisión Europea, que aseguró que los repatriados están sanos o no presentan síntomas.

El número de víctimas volvió a subir. Se registraron 26 muertes más en China, con lo que el número total de muertos es de 132. Además el miércoles había 5,974 personas infectadas con el nuevo coronavirus en el país y más de 9,000 casos sospechosos, anunciaron las autoridades sanitarias.

El número de infecciones superó al de la epidemia de SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) en el país en 2002-2003, según cifras oficiales publicadas este miércoles.

El virus del SRAS, también un coronavirus, había infectado a 5,327 personas en China continental y provocado 349 muertos en el país.

"La epidemia es un demonio y no podemos dejar escondido ese demonio", aseguró el presidente chino, Xi Jinping, en alusión al hecho de que el gobierno comunista fue acusado de ocultar el SRAS.

En este sentido Estados Unidos acentuó la presión, diciendo que "una mayor cooperación y transparencia son los pasos más importantes que se pueden dar".



Los primeros casos fuera de China de contagio entre personas aparecieron el martes, en Japón y Alemania.

En Japón enfermó un hombre de 60 años que nunca había viajado a China, pero que hizo de chófer para turistas provenientes de Wuhan.

En Alemania se anunciaron cuatro casos de infección con el virus 2019-nCoV en Baviera (sur). Son empleados de una compañía. El primero detectado es un paciente que ha sido infectado por otra persona en territorio alemán, lo que representa la primera transmisión del virus identificada en suelo europeo.

Una docena de países se han visto afectados -con unos 50 pacientes- en Asia, Europa, América del Norte y Australia, pero desde la aparición de la neumonía viral en diciembre en Wuhan (centro de China) no se había registrado un contagio entre humanos fuera de ese país.

Francia anunció un cuarto caso, el de un turista chino que se encuentra "grave".

Zhong Nanshan, un reputado científico de la Comisión Nacional de Salud de China, consideró que la epidemia debería alcanzar un pico en una semana o diez días.

Estados Unidos aseguró que intenta desarrollar una vacuna, pero reconoció que la epidemia podría disminuir antes de que esté lista, como ocurrió con el SRAS.

En Australia, unos científicos han conseguido realizar una copia del nuevo coronavirus.

Según el subdirector del Instituto Doherty, Mike Catton, esta réplica del nuevo virus chino permitirá a los científicos crear anticuerpos de prueba, con lo que será posible detectar el virus en pacientes incluso antes de que desarrollen los síntomas de la enfermedad.

Repatriación

Casi la totalidad de la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, está aislada del mundo para intentar frenar la epidemia. Unos 56 millones de habitantes viven confinados.

Una cuarentena que sorprendió a miles de extranjeros en la región.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que considera "alta" la amenaza a nivel internacional, anunció el envío "cuanto antes" a China de expertos internacionales para proporcionar una "respuesta global".

Muchos extranjeros que viven en Wuhan, que no tenían garantías de que se irían, estaban angustiados: "Es extremadamente estresante. El principal temor es que esto dure meses", confió a la AFP Joseph Pacey, un profesor británico de 31 años.

La propagación del virus aumenta la ansiedad y la batería de medidas de contención. Muchos países reforzaron la precaución en sus fronteras. Mongolia cerró la carretera con China.

Hong Kong ha anunciado que reducirá a la mitad los vuelos desde China continental y cerrará seis de los 14 pasos fronterizos. Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido desaconsejan viajar a China.

Vea: China abre primer hospital para pacientes con coronavirus

El pánico se apoderaba de las grandes metrópolis chinas, donde los habitantes permanecían encerrados en sus casas. Los centros comerciales, cines y restaurantes están desiertos.

"Muchos están muy preocupados. No hay mucha gente en estas calles", declaró a la AFP en Shangái, David, habitante de Wuhan bloqueado lejos de casa.

Las autoridades chinas prolongaron tres días, hasta el 2 de febrero, las vacaciones del Año Nuevo chino celebrado el 25 de enero, para retrasar los retornos masivos a las ciudades de cientos de millones de trabajadores migrantes y reducir el riesgo de propagación de la epidemia.

Desde el viernes se han cancelado en toda China al menos 2,000 trenes interprovinciales. Las rutas ferroviarias estarán suspendidas hasta al menos el 8 de febrero. Y las autoridades recomiendan posponer los planes de viajes al extranjero.

La Prensa