Marea humana en Teherán pide venganza contra EEUU

Publican por “error” una carta en la cual el Ejército estadounidense anunciaba que comenzaría su retirada de Irak Llaman a la moderación a los mandos de Washington y Teherán.

Millones recibieron ayer los restos del general iraní Qasem Soleimani en Teherán. AFP

TEHERÁN.

Una inmensa multitud inundó las calles de Teherán ayer para rendir homenaje al general Qasem Soleimani, el comandante más admirado de Irán, muerto en un ataque estadounidense en Irak.

Enarbolando imágenes de su héroe, la muchedumbre se congregó en la universidad de Teherán donde el líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, rezó por el fallecido general.

Soleimani, arquitecto de la política expansionista iraní en Oriente Medio como jefe de la fuerza Al Quds de los Guardianes de la Revolución, murió el viernes en un ataque con dron de EEUU cerca del aeropuerto de Bagdad. Su muerte provocó un recrudecimiento de las tensiones entre Teherán y Washington.

En una gélida y soleada mañana, una marea humana invadió las avenidas Enghelab (“Revolución” en persa), Azadi (“Libertad”) y sus alrededores, con banderas rojas (el color de la sangre de los “mártires”) o iraníes, pero también libanesas e iraquíes.

En corto
1-Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se reunirán el viernes en Bruselas para abordar la crisis iraní, indicaron fuentes diplomáticas.
2-La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, recordó ayer que tanto EEUU como Irán firmaron una convención de 1972 que obligaba a los Estados a no tomar “ninguna medida deliberada que pudiera dañar directa o indirectamente el patrimonio cultural y natural” de otros Estados.

Visiblemente emocionado, el ayatolá Jamenei pronunció una breve oración en árabe ante los féretros de Soleimani, del iraquí Abu Mehdi Al Muhandis (número dos de la coalición paramilitar proiraní Hashd Al Shaabi) y de otros cuatro iraníes muertos en el mismo ataque.

El líder supremo y los otros dirigentes presentes, como el presidente Hasan Rohani, abandonaron rápidamente el lugar, antes de que los féretros de los “mártires” se abrieran camino entre la multitud. Estimada en “varios millones” por la televisión estatal iraní, la multitud alternaba entre momentos de recogimiento y de tristeza y explosión de ira con los gritos de ¡”Muerte a América!”, “¡Muerte a Israel!”. Se quemaron banderas de EEUU e Israel. Hombres y mujeres lloraban o pedían venganza. La hija de Soleimani, Zeinab, declaró que “el martirio de (su) padre conllevará un auge de resistencia y hará temblar a Estados Unidos e Israel”.

Carta filtrada. Una carta oficial de EEUU en la que se informa que las tropas estadounidenses comenzarán a retirarse de Irak es un “borrador” que no estaba previsto que fuera enviado en este momento, dijo ayer el jefe del Estado Mayor, el general Mark Milley.

“Fue un proyecto (de carta) sin firmar”, enviado a algunos líderes militares iraquíes porque los movimientos de tropas estadounidenses en Irak han aumentado en los últimos días, dijo Milley a periodistas. Pero “nunca debería haber sido enviado”, agregó. “Fue un error cometido de buena fe”. Bagdad había anunciado antes que el ejército de EEUU había informado que se estaba preparando para retirarse en una carta firmada por el general William H. Seely, comandante de las operaciones militares estadounidenses en Irak.

Según el jefe del Pentágono, Mark Esper, EEUU está desplegando nuevamente sus tropas en Irak, pero no abandona el país. “No se ha tomado una decisión de abandonar Irak. Punto”, dijo Esper.

LC nuclear 070120(800x600)
La Prensa