Trump ignora amenaza de juicio político para recibir a Erdogan

Hoy iniciaron las audiencias abiertas y televisadas de la investigación con miras a un juicio político contra el millonario republicano.

 El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el miércoles estar 'demasiado ocupado' para mirar por televisión las audiencias públicas. AFP
El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el miércoles estar 'demasiado ocupado' para mirar por televisión las audiencias públicas. AFP

Washington, Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió este miércoles en la Casa Blanca a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, visita que coincide con el inicio de las audiencias abiertas y televisadas de la investigación con miras a un juicio político contra el millonario republicano.

Antes de la reunión con su homólogo, que se espera sirva para hablar de Siria, de la suerte de los prisioneros yihadistas e incluso de la OTAN, Trump dijo que estaba "demasiado ocupado" para seguir la transmisión de lo que ocurre en el Capitolio. "Es una caza de brujas", agregó.

Junto a Erdogan en la Oficina Oval, Trump dijo que con el dirigente turco eran "amigos desde hace mucho tiempo", declaración que contrasta con el trato que le ha dispensado en las últimas semanas y que ha sido, cuando menos, caótico, suscitando preguntas sobre la estrategia de Estados Unidos en Siria.

Tras el anuncio de Trump del retiro de las tropas estadounidenses desplegadas en el noreste de Siria, Ankara lanzó el 9 de octubre una ofensiva militar contra las fuerzas kurdas aliadas de la coalición internacional que lucha contra el yihadismo.

"No seas un tipo duro. No seas tonto", le dijo Trump en una sorprendente carta a su homólogo turco tras el lanzamiento del operativo.

Fuertemente criticado, incluso en su propio campo, luego endureció su posición y amenazó con "destruir" la economía turca y autorizó sanciones contra Ankara, que fueron levantadas tras un acuerdo alcanzado a mediados de octubre.

Pero el abandono de las fuerzas kurdas y el lugar dejado a Rusia en el conflicto sirio indignaron a numerosos legisladores, tanto demócratas como republicanos.

"Pensamos que particularmente es un mal momento para recibir al presidente Erdogan en Estados Unidos, le exhortamos a retirar la invitación", escribieron congresistas de ambos lados en una carta publicada el lunes.

"Debemos hablar con Turquía sobre Siria", respondió un alto responsable del Departamento de Estado bajo anonimato. "No es necesario ver estas visitas como recompensas sino como herramientas diplomáticas".

Las reticencias de Trump y la ofensiva turca generaron también tensiones en el seno de la OTAN -de la que Turquía es miembro-, que teme un resurgimiento del grupo yihadista Estado Islámico.

El presidente francés, Emmanuel Macron, estimó incluso que la OTAN está en estado de "muerte cerebral" debido a la falta de coordinación entre Europa y Estados Unidos y las acciones agresivas en Siria por parte de Turquía.