EEUU reanudará asistencia en áreas de orden público y seguridad

Reconocen esfuerzos de Honduras, Guatemala y El Salvador para reducir la migración irregular. “Hemos estado trabajando muy, pero muy bien juntos”, afirmó Donald Trump.

Reducción. La cantidad de migrantes centroamericanos ha disminuido en la frontera entre Estados Unidos y México.
Reducción. La cantidad de migrantes centroamericanos ha disminuido en la frontera entre Estados Unidos y México.

WASHINGTON.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó ayer que Guatemala, El Salvador y Honduras recibirán “asistencia específica en áreas de orden público y de seguridad”, después de que Washington firmó acuerdos de asilo con estos tres países.

“Estados Unidos va a aprobar pronto una asistencia específica para las áreas de orden público y de seguridad”, tuiteó Trump después de que Washington firmó acuerdos de asilo con países de la región para frenar la migración irregular.

144,000
personas detuvo en mayo EEUU en la frontera sur, después de lo cual firmó acuerdos con México y después con países del Triángulo Norte.

El presidente de Estados Unidos celebró que los tres países están trabajando para frenar el tráfico de personas, en un momento en que la cantidad de detenidos en la frontera con México está en descenso desde mayo, cuando el flujo alcanzó un máximo en 13 años. El jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo en un comunicado que informó al Congreso su intención de reanudar la asistencia extranjera para El Salvador, Guatemala y Honduras.

Sépalo
Los acuerdos sobre asilo se firmaron el 26 de julio con Guatemala; el 20 de septiembre con El Salvador; y con Honduras, cinco días después.

“A principios de este año (...) instruí al Departamento de Estado y a la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) que interrumpieran temporalmente la asistencia a estos países hasta que sus Gobiernos tomaran las medidas suficientes para reducir el abrumador número de migrantes que llegan a la frontera estadounidense”, explicó Pompeo.

52,000
personas fueron arrestadas en septiembre, con lo cual las detenciones en los 12 meses anteriores suman casi un millón de personas.

Pompeo señaló que “para permitir un mayor progreso de los esfuerzos de estos países, algunos fondos específicos del Departamento de Estado y de USAID van a reanudarse”.
Según el diplomático, esto va a servir para apoyar programas que impulsen los esfuerzos

conjuntos para mitigar la “inmigración ilegal” desde El Salvador, Guatemala y Honduras.
Trump “agradeció” a los tres Gobiernos y dijo que ahora la relación es “muy diferente”.

“Quiero agradecer a los Gobiernos de estos tres países. Hemos estado trabajando muy, pero muy bien juntos”, afirmó Trump a los periodistas en la Casa Blanca antes del anuncio.

La suspensión

El pasado 29 de marzo, Trump cumplió con la amenaza de cortar la asistencia a estos países como castigo por el flujo migratorio.

La decisión se tomó después de que el gobernante los criticara por “no hacer nada” por los estadounidenses y de permitir la formación de caravanas de migrantes que tienen como objetivo llegar a territorio estadounidense.

Guatemala, Honduras y El Salvador han firmado acuerdos históricos de cooperación en materia de asilo y están trabajando para poner fin al flagelo del tráfico de personas.

Donald Trump, presidente de EEUU

Aunque las autoridades no precisaron en ese entonces qué cantidad de recursos sería suspendida, sí indicaron que la decisión afectaría al presupuesto que el Congreso aprobó para Guatemala, Honduras y El Salvador durante el año fiscal 2017 (de octubre de 2016 hasta septiembre de 2017) y el mismo período de 2018.

Trump ha calificado de “crisis humanitaria” la situación en la frontera con México, donde en mayo pasado fueron detenidos 132,859 migrantes, una cifra no vista desde marzo de 2006.

Para permitir un mayor progreso de los esfuerzos de estos países, algunos fondos específicos del Departamento de Estado y de USAID van a reanudarse.

Mike Pompeo, jefe de la diplomacia de EEUU

Desde entonces, el Gobierno de Trump ha implementado una serie de medidas, entre ellas la expansión a todo el linde de su programa “Permanezcan en México”, que establece que los solicitantes de asilo esperen en el vecino del sur mientras se desarrolla el proceso en EEUU, lo que puede demorar semanas o meses.

Este anuncio se produce en un momento en que el secretario interino de Seguridad Interior (DHS) de Estados Unidos, Kevin McAleenan -que anunció la semana pasada su próxima dimisión- se encuentra en El Salvador para reunirse con ministros de los tres países del Triángulo Norte de América Central.