Más noticias

La OEA da un espaldarazo a Moreno tras once días de protestas en Ecuador

La Organización rechazó "cualquier acción encaminada a desestabilizar el Gobierno legítimamente establecido".

Washington, Estados Unidos.

La Organización de Estados Americanos (OEA) dio hoy un espaldarazo al presidente de Ecuador, Lenín Moreno, después de once días de protestas que debilitaron al Gobierno, que se vio forzado a trasladar temporalmente su sede desde Quito a Guayaquil, en un gesto inédito en la política ecuatoriana.

La OEA aprobó hoy una declaración en la que se expresa "el respaldo al régimen democrático en el Ecuador, a su Gobierno legítimamente constituido y a su Presidente Lenín Moreno".

Además, condenó los "actos vandálicos" de los últimos días y rechazó "cualquier acción encaminada a desestabilizar el Gobierno legítimamente establecido y el Estado de derecho, así como las interferencias de toda clase que alteren la democracia y la convivencia pacífica en el Ecuador".

La declaración, una fórmula poco comprometedora y de gran tradición en la OEA, fue aprobada por aclamación, es decir, por unanimidad con el aplauso de los 34 Estados miembros activos del organismo, aunque Nicaragua y otros países expresaron algunas reticencias.

En concreto, la embajadora de Nicaragua, Ruth Esperanza Tapia, aseguró que en la OEA se aplica un "doble rasero", ya que ofrece declaraciones de apoyo a Moreno, frente a las reprimendas que lanza al Gobierno nicaragüense, que afrontó en abril de 2018 una ola de protestas que acabó con centenares de muertos y miles de heridos.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Ecuador, José Valencia, agradeció a la OEA la aprobación de la declaración y denunció ante el organismo "intentos desestabilizadores" contra su país supuestamente por parte del expresidente ecuatoriano Rafael Correa (2007-2017) y del mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

"Vemos esta declaración como una expresión de apoyo y respaldo al Gobierno democrático del presidente Moreno y su gran apertura el diálogo", dijo Valencia posteriormente en una rueda de prensa.

Asimismo, el canciller aseguró que los "violentos disturbios" de los últimos días son responsabilidad de "fuerzas interesadas en sembrar el caos y la destrucción" y afirmó que "no fue una coincidencia lo que ocurrió, se había preparado de antemano y evidentemente era un plan organizado".

Valencia no ofreció pruebas para sustentar el señalamiento a Maduro y se limitó a decir que le parece "una coincidencia muy extraña" que 41 de los más de 1,000 detenidos en las protestas tengan nacionalidad venezolana.

"Las investigaciones están en curso, nos parece una coincidencia muy extraña que 41 personas, un grupo pequeño, estén involucradas en unos hechos que son internos del Ecuador", remachó.

Preguntado sobre qué más indicios tiene el Ejecutivo ecuatoriano, Valencia se remitió a las declaraciones que la semana pasada hizo el "número dos" del chavismo, Diosdado Cabello, quien dijo: "En estos días que ha habido una brisita bolivariana en países como Ecuador, Perú, Argentina, Colombia, Honduras y Brasil. Una brisita".

"Hay indicios que la Fiscalía ha encontrado", afirmó Valencia, sin dar más explicaciones.

Ecuador ha vivido durante once días una ola de disturbios y protestas indígenas por la cancelación del subsidio a la gasolina, una decisión tomada por decreto por Moreno para incrementar los ingresos del Estado y, con ello, satisfacer las demandas del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las protestar terminaron después de que Moreno derogase el polémico decreto tras alcanzar el domingo por la noche un acuerdo con líderes indígenas.