Más noticias

Italia niega desembarco de migrantes del Open Arms

Desde hace dos semanas un barco de rescate de migrantes navega con más de 130 personas a bordo.

El gobierno italiano, por razones médicas, permitió el desembarco de 13 personas que permanecían en el Open Arms. EFE
El gobierno italiano, por razones médicas, permitió el desembarco de 13 personas que permanecían en el Open Arms. EFE

ROMA.

El capitán de la oenegé española Open Arms, anclado ayer a pocos centenares de metros del puerto italiano de Lampedusa, describió la situación a bordo del barco humanitario como “explosiva” por la situación de los migrantes a quienes se impide desembarcar.

Tras la evacuación de 13 personas por razones médicas en la noche del jueves al viernes, aún quedaban 134 personas a bordo del buque, donde algunas llevan dos semanas.

Todo el mundo está psicológicamente roto. No podemos aguantar más esta situación. Cada segundo que pasa la bomba corre un segundo para atrás. O alguien corta el cable rojo y desactiva esta bomba ya o el Open Arms va a explotar”, declaró el capitán del barco, Marc Reig, a la televisión pública española, TVE.

Es inhumano. Estamos cerca de tierra y la gente podría ir nadando. Se quieren tirar al agua. Es insostenible. No pueden más”, insistió Reig. En Twitter, Open Arms explicó que tenían amenazas de suicidio a bordo y exigió el desembarco por “urgencia humanitaria”.

350
migrantes hay a bordo del buque humanitario Ocean Viking de Médicos Sin Fronteras, también busca un puerto dónde atracar.

No cederé”, advirtió ayer el ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, al considerar que la oenegé española se “reía del mundo por enésima vez”.

Comentando la situación de salud de 13 migrantes evacuados de urgencia del barco, aseguró que todos estaban bien excepto una persona que sufría una pequeña otitis.

Para Salvini, el buque humanitario “ha hecho piruetas en el Mediterráneo durante días con el único fin de recoger al máximo número posible de personas para llevarlos siempre y únicamente a Italia”. “Durante todo este tiempo, habría ido y vuelto tres veces de un puerto español”, ironizó.

Esta oenegé, en definitiva, solo lucha batallas políticas, sobre los hombros de los migrantes y contra nuestro país”, agregó el ministro italiano.

El jueves, seis países de la UE se mostraron dispuestos a acoger a una parte de los migrantes del Open Arms.

La Comisión ha mantenido contactos intensivos durante esta semana y estamos muy agradecidos por la cooperación de Francia, Alemania, Luxemburgo, Portugal, Rumanía y España”, declaró ayer la portavoz Vanesa Mock.