Más noticias

Dos adultos y cuatro niños fallecen en la frontera México-EEUU

En Matamoros, en el lado mexicano del Río Bravo, se ahogó un padre y su niña de 1 año y 11 meses. La mujer guatemalteca y los tres menores habrían fallecido por altas temperaturas.

Agentes de la Patrulla Fronteriza han rescatado a decenas de migrantes centroamericanos a punto de ahogarse en el río Bravo en las últimas semanas.
Agentes de la Patrulla Fronteriza han rescatado a decenas de migrantes centroamericanos a punto de ahogarse en el río Bravo en las últimas semanas.

TUCSON/MATAMOROS.

La tarde del domingo, un salvadoreño y su hija de un año y 11 meses fueron arrastrados por las corrientes del río Bravo, en Matamoros, Tamaulipas (México), cuando intentaban cruzar a EEUU.

Las esposa del hombre y madre de la bebé también intentó cruzar el río, pero logró salvarse al recibir ayuda de otro familiar que junto a ellos intentaba llegar a suelo estadounidense, según informaron medios mexicanos.

Tania Vanessa Ávalos, de 21 años, contó que su esposo Óscar Alberto Martínez Ramírez, de 25 años, y la pequeña Valeria fueron arrastrados por la corriente del río.

Tania presenció la trágica escena, y relató que al intentar cruzar el río la niña fue arrastrada, entonces el papá intentó salvarla pero también se perdió en el agua. Por las imágenes que han trascendido, se presume que el papá logró alcanzar a la niña luego de que la corriente se la arrebató, y la metió debajo de su camiseta. Sin embargo, ambos murieron ahogados.

Enrique Alberto Maciel Cervantes, presidente del Instituto Tamaulipeco del Migrante en Matamoros, lamentó la tragedia y pidió a los migrantes que no se metan al río Bravo ya que las compuertas están abiertas y la corriente es muy fuerte:“El río no ayuda; cobra vidas”.

BRAVO2.6(800x600)
Luto. Los cuerpos un migrante salvadoreño y su hija de 1 año y 11 meses fueron hallados ayer en una orilla del Río Bravo en Matamoros, frontera con EEUU. efe

También el domingo, pero en suelo estadounidense, hallaron los cuerpos sin vida de tres niños y una mujer, todos de nacionalidad guatemalteca, cerca de la frontera entre México y Texas, informó el alguacil del condado de Hidalgo, Eddie Guerra. Se trata de una mujer de unos 20 años, dos bebés y otro niño pequeño, indicó el oficial en Twitter.

Guerra indicó que los cuerpos fueron encontrados en un área con maleza cerca del Río Grande, al suroeste de Anzalduas Park, en el Área de Manejos de Vida Salvaje de Las Palomas.

La presión de Trump
El despliegue de la Guardia Nacional para el control migratorio forma parte de un acuerdo alcanzado el 7 de junio entre México y el Gobierno de EEUU a cambio de que el presidente Donald Trump retirara por ahora su amenaza de imponer aranceles.
6,500 efectivos ha desplegado México en la frontera sur, dedicados a tareas migratorias. Entre la frontera sur y norte ha desplegado 21,500 elementos.

El Gobierno de Guatemala informa sobre el lamentable fallecimiento de cuatro guatemaltecos en el exterior”, indicó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado, en el que agregó que los cuerpos sin vida fueron hallados en las cercanías del Río Bravo y de los Matorrales de Anzalduas, en Mission (Texas).

En el grupo iban “otras dos mujeres”, que fueron “detenidas por las autoridades” y “remitidas a un hospital para recibir asistencia médica”. La portavoz de la Cancillería, Marta Larra, dijo que se investiga si la mujer es la mamá de uno de los pequeños.

Se estima que las víctimas pudieran haber muerto por deshidratación. El alguacil indicó que el FBI investiga el caso, debido a que las muertes se registraron dentro de una propiedad federal.

México: 15,000 militares en la frontera norte

México. México desplegó unos 15,000 soldados y policías a su frontera norte para cumplir con el compromiso asumido con el gobierno de EEUU de frenar la migración, realizando detenciones incluso al borde del límite binacional, informó ayer el jefe del ejército mexicano.“Tenemos un despliegue total entre la Guardia Nacional y unidades del ejército de casi 15,000 hombres en la parte norte del país”, dijo el secretario de Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Consultado expresamente si, además de interceptar migrantes durante su trayecto por territorio mexicano, el ejército y la Guardia Nacional -conformada por policías militares, navales y federales- también procedían a detenerlos cuando intentaban cruzar la frontera con EEUU, el jerarca respondió “Sí”.
“Considerando que la migración no es un delito, es una falta administrativa, entonces nada más los detenemos y los ponemos a disposición de las autoridades” del Instituto Nacional de Migración, abundó Sandoval.

“Estamos haciendo toda una cobertura en la frontera sur y ahí estamos coadyuvando con el esfuerzo del Instituto Nacional de Migración, que es quien tiene ahora la facultad para estar haciendo el aseguramiento (detención) de personas”, expuso el general. Argumentó que si se dejara esta labor en manos del Inami no sería posible realizarla porque ese organismo no tiene suficientes efectivos.