Más noticias

Nayib Bukele declara la guerra a pandillas en El Salvador

Nayib Bukele tiene como eje principal "atacar las finanzas de las pandillas".

El presidente Nayib Bukele ordenó trasladar a cientos de reos a cárceles de máxima seguridad.
El presidente Nayib Bukele ordenó trasladar a cientos de reos a cárceles de máxima seguridad.

San Salvador, El Salvador

Las autoridades de Seguridad de anunciaron este viernes que se decretó el estado de emergencia en los 28 centros penales del país como parte de las medidas que contempla el Plan Control Territorial, lanzado el jueves para reducir la violencia en el país centroamericano.

El titular del Ministerio de Justicia y Seguridad, Rogelio Rivas, explicó a periodistas que durante el estado de emergencia "no se permitirán las visitas familiares y presos no podrán utilizar las cabinas telefónicas para comunicarse con el exterior".

Además, el funcionario señaló que se ha solicitado a la Fuerza Armada apoyo para "reforzar la seguridad en los alrededores de las cárcel con el despliegue de 350 saldados en cada penal".

Indicó que en los próximos días las autoridades del Ministerio de Seguridad y de la Dirección de Centros Penales visitarán los centros penales para garantizar que no exista señal telefónica al interior de estos lugares.


Rivas añadió que, aunque la pasada administración ordenó el corte de las comunicaciones en las cárceles, desde el interior de estos lugares "se sigue ordenando homicidios, lo que indica que los reos aún tiene señal telefónica para comunicarse con el exterior".

El estado de emergencia en las cárceles también contempla el trasladado de reos, por lo que este jueves se movilizaron a más de 1.000 miembros de la pandilla Barrio 18 por "ordenar actos delictivos desde las cárceles", según lo informó el viceministro de Seguridad, Osiris Luna.

Los pandilleros guardan prisión en los penales de Quezaltepeque (este) e Izalco (oeste), y fueron trasladados a otras cárceles, agregó.

El Plan Control Territorial fue anunciado el martes por el presidente salvadoreño, Nayib Bukele, y tiene como eje principal "atacar las finanzas de las pandillas y fortalecer las capacidades de los cuerpos de seguridad".

Una de las primera medidas implementadas por las autoridades de Seguridad fue el despliegue de unos 2.500 agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y 3.000 soldados de la Fuerza Armada en 12 localidades del país centroamericano, considerado como uno de los más violentos del mundo, para "recuperar los territorios donde los grupos delincuenciales mantienen en zozobra a la población por medio de homicidios, extorsiones, robos y otros".

Estos agentes se suman a los más de 10,400 soldados y unos 28.000 policías que ya están desplegados en diferentes zonas del país centroamericano para realizar labores de seguridad, pese a las peticiones de las organizaciones sociales de desmilitarizar la seguridad pública.

El Salvador está considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de homicidios por cada 100.000 habitantes, de entre 103 y 50,3 registradas entre 2015 y 2018, índices atribuidos principalmente a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias.

Estos grupos criminales, que poseen unos 60.000 miembros en todo el país, también son acusados de cometer la mayoría de crímenes contra policías, militares y custodios de penales. EFE