Más noticias

Investigan a delegados de Guaidó por malversación de fondos

Dos allegados al opositor son acusados de apropiarse de ayuda destinada a desertores.

Crisis. Juan Guaidó, el presidente del Parlamento venezolano, ha sido criticado por el caso.AFP
Crisis. Juan Guaidó, el presidente del Parlamento venezolano, ha sido criticado por el caso.AFP

CARACAS.

La Fiscalía venezolana abrió una investigación a delegados del opositor Juan Guaidó señalados de presunta malversación de fondos destinados a asistir a militares desertores, anunció ayer el fiscal general, Tarek William Saab.

Rossana Barrera y Kevin Rojas serán imputados por “legitimación de capitales, corrupción y asociación para delinquir”, dijo el fiscal, de línea oficialista, en una declaración a la prensa.
Ambos fueron designados por Guaidó como “enviados operativos” en Colombia para coordinar las ayudas a los uniformados que retiraron su apoyo al presidente Nicolás Maduro en febrero pasado y se refugiaron en ese país.

Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora, pidió una pesquisa a las autoridades colombianas y relevó de sus responsabilidades a los supuestos implicados. Ayer, durante una sesión, el Legislativo que preside el opositor designó una comisión para investigar el caso.

24
toneladas de insumos médicos y plantas eléctricas, provenientes de Panamá recibió el lunes Venezuela, se trata de un segundo lote de ayuda humanitaria facilitado por la Cruz Roja y que será destinada a hospitales del país petrolero.

El lunes precisó además que los fondos que se presumen malversados -unos 90,000 dólares- correspondían a donaciones privadas y no tienen nada que ver con la ayuda internacional para afectados por la grave crisis socioeconómica.

Su embajador en Bogotá, Humberto Calderón, afirmó en Twitter que la investigación se inició por su propia iniciativa hace dos meses tras una información que recibió de la inteligencia colombiana.

Una publicación del medio digital Panam Post acusó el pasado viernes a Barrera y Rojas de desviar los recursos.

Panam Post publicó que el 24 de febrero, al día siguiente de que decenas de militares cruzaran la frontera hacia Colombia, Juan Guaidó firmó una carta en la que autorizó a Rossana Barrera y a Kevin Rojas, ambos militantes de Voluntad Popular, la atención de “la situación de los ciudadanos venezolanos, civiles y militares, que ingresan a territorio colombiano, buscando ayuda y refugio”. Barrera es cuñada del diputado del partido Voluntad Popular, Sergio Vergara, mano derecha de Guaidó.

Ambos, Rojas y Barrera, inflaron el número de desertores que atendían. La información oficial, en manos del presidente Iván Duque, era de más de 1,450 funcionarios. Pero una evaluación paralela de inteligencia colombiana concluyó en que Barrera y Rojas habían inflado la cifra de desertores. Solo eran unos 700.