Más noticias

Miles de brasileños se vuelcan a las iglesias y recuerdan sus tragedias

Muchos de los que no volcaron su fervor religioso en este inicio de la Semana Santa aprovecharon el festivo que comenzó este viernes y partieron en su mayoría hacia las playas del sureste del país.

La Semana Santa ha movido a muchísimas personas este 2019. Foto EFE.
La Semana Santa ha movido a muchísimas personas este 2019. Foto EFE.

Brasil.

Miles de brasileños se volcaron este viernes a las iglesias de todo el país para asistir a procesiones y ceremonias que recordaron el martirio y la pasión de Cristo, y que en algunos casos sirvieron para recordar sus propias tragedias.

En muchas de las iglesias fue evocado el desastre ocurrido en enero pasado en Brumadinho, una localidad del estado de Minas Gerais en la que el derrumbe de una represa de la empresa minera Vale causó 231 muertos y 46 desaparecidos.

En Caeté, municipio de la región metropolitana de Belo Horizonte, capital de esa región del sureste de Brasil, tras una tradicional peregrinación fue realizada una misa en memoria de las víctimas de esa y de otras tragedias.

Lea además: Procesiones aprovechan las treguas de lluvia y recorren calles españolas

"Estamos en un Brasil enlutado" por todos aquellos que "no han llegado a su sepulcro porque sus restos mortales permanecen todavía debajo del lodo de la ganancia", dijo el sacerdote Carlos Antonio da Silva.

En Brumadinho, con parte la ciudad aún sepultada por toneladas de lodo, la pequeña parroquia de la ciudad ha anunciado para el domingo próxima la que será su primera misa desde la tragedia, que en forma extraordinaria será oficiada por el arzobispo metropolitano de Belo Horizonte, Walmor Oliveira de Azevedo.

En Caeté, el sacerdote Carlos Antonio da Silva también recordó a "los 19 muertos de Mariana", otra ciudad de Minas Gerais que en 2015 sufrió un desastre similar y que, como el de Brumadinho, fue causado por el derrumbe de una represa de una empresa minera que también tenía a Vale entre sus socios.

Asimismo, evocó a las 20 personas que esta semana perdieron la vida en Río de Janeiro por el derrumbe de dos edificios que, según las autoridades, fueron construidos en forma irregular por grupos parapoliciales que controlan las zonas más pobres de esa ciudad.

Como es tradicional, una de las mayores concentraciones de fieles se registró en la ciudad de Aparecida, en el estado de Sao Paulo y sede del Santuario de Nuestra Señora, el mayor templo mariano de América Latina, que fue construido en honor a la Patrona de Brasil.

Allí, cerca de 200.000 personas asistieron a una escenificación de la Vía Sacra y recorrieron el escarpado camino que lleva al Monte de Cruzeiro, a cuyos pies se encuentra el templo.

Una ceremonia similar se celebró en el Morro de Planaltina, una colina cercana a Brasilia, donde se calcula que unas 50.000 personas se congregaron para asistir a un viacrucis protagonizado por un millar de actores.

La escenificación del padecer, muerte en la cruz y resurrección de Cristo se realiza en Planaltina desde hace cuatro décadas y cada vez atrae más fieles de todo el país, entre los que se cuentan aquellos que atribuyen poderes milagrosos al monte y van en búsqueda de cura para diversas enfermedades.

romanos.4(1024x768)
Actos religiosos realizados en plena Semana Santa este 2019.

Las ceremonias se multiplicaron a lo largo y ancho de Brasil, un país con 200 millones de habitantes, de los que se calcula que unos 140 millones profesan la religión católica.

Tanto terminales de autobuses como aeropuertos estaban todavía congestionados a primera hora de este viernes y las autoridades policiales habían desplegado operaciones en las carreteras del país, a fin de minimizar el riesgo de accidentes.