San Pedro Sula, Honduras.

Pese a que se dieron más de cinco meses para inscribir los negocios al nuevo sistema de facturación, los registros de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) establecen que aún falta una cantidad considerable de comerciantes por adherirse al régimen.

Las inscripciones del nuevo sistema de facturación finalizaron ayer de manera oficial con las personas cuyo Registro Tributario Nacional (RTN) terminan en 8 y 9; sin embargo, y aunque todavía hay cientos de personas que no han hecho el trámite, pocos fueron los que acataron el llamado en la capital industrial.

“Yo no tengo tiempo para venir a estar todo el día aquí (oficina de la DEI), porque es un día perdido de no tener ganancias, por eso vengo hasta ahora”, señaló Liduvina Sánchez, propietaria de un negocio de comidas.

La oficina noroccidental de la DEI tiene 21,144 comercios registrados.
Inscripciones. Wendy Gámez, directora noroccidental de la DEI, informó que aunque los contribuyentes podrán seguir inscribiendo sus establecimientos, los que no lo hagan serán sancionados cuando se lleven a cabo las inspecciones.

Pero el costo más grande que desde ya están pagando algunos faltantes es que proveedores o comercios con los que antes hacían negocios ahora han cancelado los acuerdos, ya que al no tener la nueva factura, los egresos no podrán ser justificados ante la DEI.

“No hay prórroga. Las sanciones pueden llegar hasta los 12 salarios mínimos y hasta el cierre del negocio dependiendo de lo que los auditores encuentren”.

Gámez detalló que al cierre de junio se inscribieron 18,466 empresas y comerciantes, es decir, que solo en julio se añadieron al sistema 2,678 negocios.

Para la funcionaria, que la emisión de RTN haya incrementado de 150 hasta 400 diarios es un indicador de que los contribuyentes se están apegando al cambio de factura. Aunado a ello está el incremento en la meta de más de un millón de lempiras en el recaudo tributario durante el primer semestre de este año.

“Se ha demostrado que hay comerciantes del sector informal que antes no estaban registrados en la DEI y que han decidido hacerlo. La mano de obra calificada es una de las que se está presentando bastante, por ejemplo, carpinteros, electricistas, que prestan sus servicios y que ya les están exigiendo el documento fiscal”, indicó.