06/12/2022
01:24 PM

Más noticias

“Es urgente regresar a clases, pero con medidas”

Le recomiendan al nuevo Gobierno reconstruir escuelas, garantizar el agua y vacunar a los niños de 5 a 12 años.

SAN PEDRO SULA

Regresar a las escuelas públicas y privadas es una necesidad imperiosa que tienen los niños para 2022; sin embargo, antes, el nuevo Gobierno de Honduras tendrá que tomar algunas medidas para evitar que covid-19 y su nueva variante ómicron afecte a las familias.

Miembros de la nueva administración que tomará las riendas del país el 27 de enero han anunciado que conversaron con universidades y la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ) con el fin de definir un plan de reanudación de clases presenciales a partir de febrero.

Representantes de organizaciones vinculadas a la educación, tanto pública como privada, le dijeron a Diario LA PRENSA que están de acuerdo con la reactivación del sistema de manera gradual y tomando las medidas de bioseguridad instauradas desde el inicio de la pandemia por el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

3 claves para volver a clases: Miembros de organizaciones del sector educativo, público y privado, consideran que el nuevo Gobierno debe tomar algunas medidas.

1. Revisión de la infraestructura escolar en todo el país. Las nuevas autoridades de la Secretaría de Educación deben hacer una revisión de la infraestructura escolar debido a que el último Gobierno no invirtió. Además, en el valle de Sula, Eta y Iota destruyó escuelas en áreas rurales.

2. Medidas de bioseguridad en todos los centros educativos. Recomiendan vacunar contra covid-19 a los alumnos de entre 5 a 17 años. También aplicar el refuerzo a los maestros y padres de familia. En las escuelas deben usar mascarillas, gel y mantener una distancia de dos metros.

3. El regreso a clases debe ser bajo un proceso gradual. Dadas las condiciones actuales, el Gobierno no puede decretar el regreso a clases de manera intempestiva. Debe comenzar con la modalidad semipresencial y garantizar el acceso a Internet en zonas que tienen baja conectividad.

Mario Alas, director del Observatorio de la Educación Nacional e Internacional de la Universidad Pedagógica Francisco Morazán, está “completamente de acuerdo, pues no se puede seguir con este autoengaño de educación virtual”.

“El Observatorio de la Educación Nacional e Internacional de la Universidad Pedagógica Francisco Morazán viene abogando desde fines de 2020 por el retorno a las aulas por lo menos semipresencial. De hecho, el Observatorio de la Pedagógica con el Observatorio de Covid de Unitec desarrollamos una plataforma para tomar decisiones por municipios según los niveles de contagio”, dijo.

Para Alas, doctor en Educación por la Universidad de Flensburg, Alemania, “no se puede continuar con este autoengaño de educación virtual, pues para la mayoría de estudiantes del sector público ha sido una pérdida durante dos años porque la mayor parte de la población no puede pagar el acceso a Internet”.

“Nunca dio la Secretaría de Educación el servicio gratuito de Internet que anunció por medio de un decreto de junio de 2020. Jamás pusieron en vigor ese decreto. En estos dos años de autoengaño virtual, los estudiantes han sido promovidos al siguiente grado sin evaluar realmente los aprendizajes. Para no continuar con ese autoengaño es necesario regresar a las aulas. Eso es completamente imperativo. Eso para todos los niveles. En Europa han dicho que los más pequeños son los que necesitan más socialización”, dijo.

Para regresar a clases , el nuevo Gobierno tendrá que reparar o construir escuelas que resultaron dañadas en el valle de Sula.

Alas advierte que el sistema otorgó o va a otorgar títulos a bachilleres técnicos “sin haber hecho laboratorios o prácticas y sin desarrollar las competencias profesionales para trabajar”.

El Observatorio de la Pedagógica le recomienda al Gobierno comenzar las clases con tiempo compartido, es decir, unos días presencial y otros días virtual. Pero esta “medida no debe ser aplicada de igual manera en todos el país” dadas las limitaciones de conexión a Internet que muchos hogares afrontan.

“En 2020, más del 40% de las escuelas del sector rural estuvieron abiertas en forma semipresencial. ¿Qué entendemos por semipresencial? Que los niños no van todos los días al centro educativo, tampoco desarrollan una jornada normal (con recreo y actividad social habitual). Unos van lunes, martes, otros miércoles, jueves, y otros viernes y sábado. La idea es evitar las aglomeraciones y enseñarles a los niños a usar la mascarilla, lavarse las manos y otras medidas”, dijo.

Organizaciones magisteriales aceptan y apoyan la idea del Gobierno de retornar a clases y comparten la idea del Observatorio de la Universidad sobre la ejecución de un proceso paulatino coherente con la condición socioeconómica de las familias y la situación pandémica.

También debe garantizar el servicio de agua potable para que los niños se laven las manos.

Infraestructura

Joel Navarrete, nuevo presidente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras (Copemh), plantea que “el retorno a clases es necesario” e insta a las nuevas autoridades a “establecer las condiciones” para que los escolares no se infecten con covid-19 y sean factores de propagación en sus hogares integrados por personas mayores o con enfermedades subyacentes .

El año anterior, las inundaciones por Eta y Iota destruyeron gran parte de los centros educativos del valle de Sula que, hasta ahora, siguen en la ruina porque el Gobierno no invirtió en construcción o reparación de escuelas.

“El nuevo gobierno debe hacer una revisión de la infraestructura educativa. En el valle de Sula no hicieron reconstrucción. Hay que estar seguros que hay servicio de agua potable para garantizar la higiene, y hay que mantener las medidas de bioseguridad. El nuevo Gobierno debe comenzar a vacunar a los niños de 5 a 12 años y de 12 a 17 años, aplicar refuerzo a los docentes y padres. Si no hay vacunación, no podemos regresar a las aulas, la pandemia está presente y estamos viendo que se está propagando una nueva variante”, dijo.

Así como el sector público estima que es “imperativo” regresar a las aulas, el sector privado, que desde el año pasado ha estado en pruebas piloto y solicitando a Sinager la autorización, mantiene cautela dado a que ómicron ya esta en Perú, México y Brasil.

“Es urgente regresar a clases. Eso es innegable. En dos años ha habido enorme deserción en escuelas y colegios por la baja cobertura de Internet. Sin embargo, hay que tomar en cuenta otros factores. La pandemia no ha pasado y ha aparecido una nueva cepa”, manifestó Carlos Sabillón, gerente de la Federación Nacional de Instituciones Privadas de Honduras (Fenieph).

Frente al riesgo de contagio, “porque ahora hay una nueva cepa, no se podrá volver a presencial al 100%, sino con una modalidad semipresencial. Ya hay bastante experiencia, una gran cantidad de escuelas públicas y en menor grado escuelas privadas han entrado en esa fase. Para entrar a esa fase, es necesario que el personal, los niños y jóvenes estén vacunados”, explicó.

Sabillón informó que en el sector privado hay escuelas que “comenzaron el proceso semipresencial desde agosto, en septiembre, noviembre y otras iniciarán en enero y muchas escuelas con calendario de febrero a noviembre le han solicitado a Sinager el permiso respectivo. Algunas están haciendo las adecuaciones basadas en el manual de regreso seguro a clases que elaboró Usaid y entregó a la Secretaría de Educación”.